La ciudad de las bestias

La ciudad de las bestias (2002) es una novela de Isabel Allende. Después de escribir libros que se han ganado un hueco en las estanterías de miles de lectores con títulos como La casa de los espíritus y Retrato en sepia, la escritora chilena publica una trilogía que abre con este libro.

Alexander Cold es un chico que con quince años se ve obligado a dejar California (ya que su madre tiene cáncer y necesita todos los cuidados y atención de su padre) para pasar una temporada con su abuela Kate en Nueva York. El chico llega a la ciudad pero su abuela no va a recogerlo a la estación, así que se busca la vida y le acaban robando la mochila. Finalmente llega a casa de su abuela, que lo manda a vacunarse porque se va de viaje para escribir un reportaje en el Amazonas y no le queda más remedio que llevárselo con ella.
A partir de aquí empieza un viaje interesante en busca de una bestia enigmática y muy codiciada por científicos, naturólogos y cazadores furtivos.

La ciudad de las bestias

Lo cierto es que a mí no me ha gustado porque veo la novela llena de tópicos. La acción se me hace pesada porque yo, como lector, ya sé cuál será el final. La descripción, muchas veces, innecesaria. La historia redundante. Un viaje a través de un mundo desconocido en busca de algo que podría llenar a un hombre de riqueza y poder no es nada nuevo.

Si hubiera que destacar algo sería el protagonismo que cobran los personajes secundarios, ya que durante gran parte del libro (por no decir del todo) tanto Alex como Kate resultan ser personajes muy pasivos que se dejan llevar por el grupo de expedición. Nadia (la hija del conductor de la expedición), el antropólogo, la bella doctora, los fotógrafos, los soldados…Todos ellos se internan a través del Amazonas, pero son Alex y Nadia los que se topan con los indios y descubren la ciudad de las bestias para luego tomar conciencia de que capturarlas o hacer al mundo partícipe de su existencia sería un acto inmoral y lleno de egoísmo.

Básicamente, La ciudad de las bestias es una novela de aventuras simple, fácil, que sigue un guión estándar para construir novelas de aventuras (inserte un chico joven americano, añada una jovencita, añada algo de misterio, añada un tesoro que nadie conoce, añada un traidor en el grupo que busca el tesoro, engañe el lector porque el que parecía el traidor en verdad era otro…). El ritmo algunas veces resulta flojo, aunque por lo general se mantiene. El desenlace, al menos para los que ya nos sabemos el ritual de las novelas tipo-aventura simple, no guarda nada de sorpresa, ni tampoco la evolución psicológica del protagonista, que además (al menos por mi parte) carece de interés para el lector. En definitiva, un buen título para un mal libro.

No obstante, todo lo dicho anteriormente sólo es válido comparando la novela (y el resto de la trilogía) con libros anteriores de Isabel Allende. Si alguien busca una novela fácil y que no dé sustos, que juegue con la intriga y lo sumerja en la aventura, se puede considerar bienvenido.

Podéis leer La ciudad de las bestias aquí.
Podéis visitar la web oficial de Isabel Allende aquí.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...