La Historia de Grecia de la mano de La Ilíada

Los poemas Homéricos ejercen una gran influencia hasta el día de hoy, al presentarnos la tradición griega en todo su esplendor a través de sus epopeyas. Analizaremos en líneas generales, La Ilíada, una de sus dos obras más significativas.

Para todos aquellos que deseen profundizar en la Historia de Grecia, no pueden dejar de leer ninguno de los poemas homéricos, siendo éstos La Ilíada y La Odisea. Pero en este post nos abocaremos a analizar brevemente La Ilíada, la cual se presenta ante nosotros como el resultado final de una enorme tradición literaria sobre la civilización Helénica.

Aunque no es muy seguro, ambas obras se le atribuyen a Homero, cuya existencia estuvo rodeada de leyendas desde el siglo VI a.C. y según expresa Heródoto (el padre de la Historia), vivió en Asia Menor, aunque muchas ciudades de la antigüedad se pugnaron su nacionalidad. Estos poemas ejercieron mucha influencia entre los filósofos y escritores de la Antigua Grecia, e incluso hoy, poseen una gran importancia para el estudio de la Historia de Grecia.

la-iliada.jpg

La Ilíada. Foto: buenvivir.org

Esta célebre obra, trata como tema principal el último año de la Guerra de Ilión (o Troya), en la cual los reinos aqueos lucharon contra los troyanos. Este poema hace especial hincapié en un breve lapso de días, finalizando en el funeral de Héctor (héroe troyano), antes de la derrota final de Ilión.

Entre los principales personajes de la obra, encontramos varios nombres que nos resultan más que conocidos, entre ellos varios dioses como Apolo, Afrodita, Atenea, Hera, Hefestos o el mismo Zeus. Además de los varios personajes característicos de la tradición griega, como Aquiles, Agamenón, Helena, Odiseo (o Ulises), Ajax, Paris, Héctor o Príamo.

Pero el eje central del texto gira en torno a Aquiles y su cólera, la cual se manifiesta claramente en dos momentos: el primero, contra Agamenón (Rey de Micenas), cuando éste le arrebata a Briseida, a quien Aquiles había cautivado. Este hecho lo llevó a quedarse en las naves sin intervenir en la Guerra, lo que llevará a que los aqueos se encuentren a punto de perderla.

Pero el segundo momento es definitorio en el desenlace de la misma, y se produce cuando Aquiles enfurece hasta el extremo del odio contra Héctor (su principal rival), cuando éste le da muerte a su mejor amigo Patroclo. Luego de este acontecimiento, Aquiles se maneja con mucha cólera que lo lleva a cometer terrible ultraje contra Héctor, al no contentarse con la simple venganza.

En esta magnífica obra, podremos encontrar diversos aspectos de la tradición griega, justamente por tratarse de una epopeya. En primer lugar muestra el espíritu de esa época, con sus valores, creencias, costumbres y cultura entre otros. Encarna casi siempre el espíritu del hombre, con un marcado interés y sentido vital universales y al mismo tiempo pone de manifiesto el sentido de la limitación del hombre. Esto se debe a que muchas veces es un «juguete» de los dioses y las circunstancias, señalando la incapacidad que posee el hombre para acercarse a éstos.

Un detalle que resalta en este texto, como además lo veremos en La Odisea, es el revestimiento de grandeza, al ser sus personajes heroicos, sumidos entre la realidad y la leyenda, y representando todo tipo de cualidades, como la astucia, la petulancia, la ambición, la valentía, la lealtad, etc. Otra característica es la activa participación de los dioses en las acciones humanas, y siempre toman su posición, desencadenando en varias ocasiones, diferentes guerras entre ellos, como en este texto, cuyo alcance de la guerra llega al mismo Olimpo.

La acción de La Ilíada se desarrolla en el décimo año de la guerra, cuya causa fue el rapto de Helena, esposa de Menelao (hermano de Agamenón) por parte de Paris (hermano de Héctor). En el año que se ubica la epopeya, ocurren una serie de acontecimientos que derivan en conflictos internos en el campamento aqueo, como cuando Agamenón se apodera de Briseida. Esta medida la tomó ya que previamente había secuestrado a Criseida, hija de Crises, un sacerdote del Dios Apolo. Al negarse a devolverla, Apolo enfurecido ataca el campamento con flechas que diezman a las tropas aqueas. Como forma de resarcirse de la pérdida, Agamenón toma a Briseida.

combate-griego.jpg

Combate griego en Troya. Foto: damisela

Y aquí hay un hecho trascendental en la guerra. Aquiles dado esto, se niega a pelear por la causa, incluso cuando sus amigos, con Ulises a la cabeza, intentan convencerlo. Esto lleva a que los aqueos estén perdiendo claramente la guerra, hasta que Patroclo, el mejor amigo de Aquiles, le pide para vestir sus armas en el combate. Aquiles accede mientras observa la batalla y la derrota de los suyos. Pero en el medio e una trifulca, Héctor mata a Patroclo, y Antíloco le comunica a Aquiles el fallecimiento de su amigo. Con profunda tristeza, Aquiles reingresa a la batalla, la cual sería la última y más feroz de todas.

El poderío de Aquiles y su semi-inmortalidad (recordemos, sólo podrían matarlo en su talón), a lo que se le agrega el impulso por la venganza, terminan por sellar la batalla a favor de los aqueos. Llena de cadáveres el territorio de lucha, derrotando a cientos de troyanos, hasta que se enfrenta personalmente contra Héctor, el cual muere luego de un terrible combate. No habiendo saciado su sed de venganza, Aquiles lo despoja de su armadura y ata el cadáver a su carro, llevándolo hasta el campamento arrastrándolo y abandonándolo luego en el polvo.

Y he aquí el eje de la obra, la cólera de Aquiles antes mencionada. Primero que lo lleva a ver la derrota de los aqueos sin que le molestase en lo más mínimo. Hasta que dan muerte a su mejor amigo, cuando decide ingresar a la batalla con una sed de venganza muy pocas veces vista.

La Ilíada nos ayuda a comprender un poco más en profundidad la historia griega y sus tradiciones, así como su propias leyendas, aunque se descubrió que la Troya mencionada por Homero existió realmente, eso sí, jamás se sabrá si son reales sus personajes. Un libro fundamental para quienes gusten de la literatura clásica y aquellos que admiren las epopeyas griegas. Un libro clásico, que no se pueden perder.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...