La hojarasca: el nacimiento de Macondo

Poco se puede decir de nuevo a estas alturas acerca de Gabriel García Márquez. Dado a conocer durante el llamado ‘Boom’ de la narrativa hispanoamericana, a cuyo éxito contribuyó, ha sido galardonado con el Nóbel de Literatura. ‘La hojarasca’ es una novela corta anterior a ‘Cien años de soledad’ cuyo mayor mérito estriba precisamente en que, en ella, aparecen por vez primera Macondo y el coronel Aureliano Buendía. Sin llegar a las calidades de su obra maestra, se perfilan igualmente aquí los rasgos de su estilo: un lenguaje nuevo, americanizado y que otorga al idioma nueva riqueza léxica.

García Márquez, un hito de las letras a nivel mundial

García Márquez, un hito de las letras a nivel mundial

Poco es lo que se puede decir que aún no se conozca de Gabriel García Márquez (Aracataca, Colombia, 1928). Periodista durante muchos años, en los que todavía era un escritor desconocido, su nombre comenzó a circular en los ambientes literarios a partir del llamado ‘Boom’ de la narrativa hispanoamericana de los años sesenta, al que su obra contribuyó de forma destacada. Desde entonces, sus lectores se cuentan por millones y ha sido galardonado con el Premio Nóbel de Literatura.

Lo que quizá no sea tan conocido es el papel que la propia vida de Gabriel García Márquez ejerce en su creación literaria. El propio autor ha reconocido en muchas ocasiones la importancia que para su manera de fabular tuvieron las largas veladas en el hogar donde sus abuelos le contaban historias del folclore popular colombiano.

A ello se une la que, para él, es la mejor de las fuentes literarias: la propia vida. En un artículo publicado en un diario, señalaba: “Nunca se me ha ocurrido nada ni he podido hacer nada que sea más asombroso que la realidad (…) No hay una sola línea en mis libros que no tenga su origen en un hecho real”. Y, para demostrar su afirmación, continúa: “En ‘Cien años de soledad’ pensé que el nacimiento de un hijo con cola era la imagen que menos podría coincidir con la realidad.

Sin embargo, pronto surgieron en distintos lugares personas que tenían algo semejante a una cola de cerdo”. A nuestro juicio, estas palabras son la mejor definición del denominado ‘Realismo mágico hispanoamericano’, en el que se inscribe toda la obra de Márquez, cuyos títulos creemos innecesario enumerar aquí. ‘La hojarasca’ fue publicada, no sin dificultades, cuando aún no era conocido y constituye una auténtica prefiguración de lo que será posteriormente el mundo de ‘Cien años de soledad’, ya que, en ella, aparecen por vez primera Macondo –ese pueblo a medio camino entre lo mítico y lo real en el que se suceden acontecimientos extraordinarios- y el coronel Aureliano Buendía.

Se trata de la historia de un entierro. El médico del pueblo, odiado por todos sus vecinos por negarse a atender a sus pacientes, ha muerto y el antiguo coronel, para cumplir su promesa, se propone enterrarlo con la oposición de éstos. Pero, a través de los ojos del viejo militar, su hija Isabel y el nieto de ésta, asistimos a una información impagable: la historia de Macondo durante los anteriores veinticinco años.

El estilo de la obra resulta igualmente anticipatorio del que constituirá más tarde el de sus obras mayores. Se trata de un lenguaje nuevo en el que el castellano tradicional se ve enriquecido por una forma de expresión americanizada que confiere a las palabras una riqueza de significados, una polisemia, mayor que la que tenían anteriormente.

Lee aquí la obra

Foto: García Márquez por Festival Internacional de Cine en Guadalajara en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...