La Máquina del tiempo

La novela “La máquina del tiempo” es una de las más bellas obras inglesas del siglo XIX. Además de ser una de las mejores novelas de ciencia ficción de todos los tiempo, nos regala un personaje inolvidable: Weena

Hace unos días un científico Judío aseguraba poder construir una máquina del tiempo que permitiera a los hombres del futuro regresar a nuestro tiempo. Dicha máquina permitiría, a todo aquel que se introduzca en ella, regresar al pasado hasta el tiempo en el que se construyo la máquina. En otras palabras, nosotros no podríamos viajar a conocer Roma antigua (y menos el tiempo de Jesús como propone Benítez en su delirante “Caballo de Troya”), pero si podríamos viajar al futuro.

time.jpg

La posibilidad de viajar al futuro estaría igualmente limitada a que la máquina del tiempo siga existiendo en el futuro. Esto debido a que si viajamos unos 100 años al futuro y la máquina es destruida en unos 80 años… nuestros átomos no tendrían donde llegar y se perderían en la nada.

Claro que lo escrito líneas arriba puede resultar extravagante y digno de una sonrisa, pero recordemos que la ciencia avanza a pasos agigantados. Pensemos que en la década de 1920, si a Al Capone le decían que en unos años los hombres iban a tener pequeñas pantallas de video en teléfonos celulares… no lo hubiera creído.


En la literatura el tema de los viajes en el tiempo es anterior a “Caballo de Troya” de Benítez. Ya se había explorado anteriormente por autores más densos y consagrados. Pero sin duda la mejor de todas las novelas que toca el tema de los viajes en el tiempo es la impactante “The Time Machine” de H. G. Wells.

Afortunadamente en estos tiempos de avances tecnológicos importante la tenemos a nuestra disposición para su lectura gratuita en distintos sitios de la web. Se puede descargar la novela o leerla desde el mismo sitio web. Por ejemplo el lector puede acceder a este enlace y sumergirse en el más apasionante de los viajes en el tiempo.

Mi primer acercamiento a la novela de Wells fue casi por obligación. Me había leído ya el “Hombre invisible”, “La guerra de los Mundos” y “La Isla del Dr. Moreau”. Todas esas lecturas me habían encantado, pero sentía que era el momento de dejar la ciencia ficción para probar con otros géneros. Estaba por ingresar a la lectura de las obras de Saramago cuando decidí tomarme un tiempo más con la ciencia ficción. No podía dejar a Wells sin leer la obra que todos aseguraban era su más bella creación.

Abordé la lectura de Wells con disciplina. Tenía que conocer su obra emblemática. Después de las primeras páginas ya estaba conmovido por la sabia reflexión del hombre de letras acerca de la naturaleza del ser humano. Es curioso como una fantasía sobre el futuro publicada en Londres en el año de 1895 pueda seguir siendo apasionante a pesar de los tremendos adelantos científicos que tenemos.

Una de las razones por las que la novela sigue atrapando es porque Wells no se detiene en explicarnos la posibilidad científica de la máquina del tiempo. Nos convence rápidamente de lo factible de su creación, gracias a coloridas descripciones ligeras, y luego nos conduce por la travesía de su personaje principal.

802,701 es el año de la barbarie. Nuestro futuro como especie es visto por el viajero del tiempo como un lugar casi primitivo. En la superficie habitado por una especie dedicada únicamente a la diversión y los juegos, atormentada en las noche por su destino final. Los eloi, descendientes nuestros, son el ganado que proporciona alimento a la verdadera especie que domina el planeta. El subsuelo está habitado por los temibles y carnívoros Morlocks. Ellos permiten la vida apacible de los Eloi para luego ir en los noches por ellos y alimentarse con su carne. Como describe el viajero del tiempo, los Morlocks son también nuestros descendientes y son el otro grado de barbarie a la que ha llegado nuestra especie.

La novela cuenta metafóricamente el resultado de la lucha de clases entre los ricos y la clase trabajadora. Mientras los ricos se convirtieron en los Eloi, unos seres despreocupados, cobardes y poco solidarios; los obreros se convirtieron en los carnívoros Morlocks, brutales e instintivos. Un panorama del resultado de nuestros conflictos sociales retratado por el autor.

clock.jpg

El personaje principal, el viajero del tiempo, es un científico frío que busca el conocimiento del futuro y el fin de nuestra especie humana. Su viaje al futuro es narrado junto a sus apreciaciones filosóficas y sociales del devenir de la humanidad. No muestra mayor apego o afecto a nada, salvo por el interés científico que pueda tener. En cierta forma se parece a los Eloi, seres también insensibles, preocupado solo por sus fines personales. Sin embargo, su actitud fría cambia cuando conoce a Weena.

Weena es uno de esos personajes literarios una vez que se conocen no se pueden olvidar. Después de mi lectura de la obra seguí emocionado por la ternura de Weena. El personaje es una mezcla de niña agradecida con su padre y compañera inseparable de aventuras. Los momentos más “humanos” de la novela los encontramos cuando Weena decide sacrificar su propia seguridad por acompañar al viajero del tiempo en sus expediciones más osadas.

Es curioso como un ser que se reconoce apenas humano puede provocar tanta simpatía e identificación en el lector. Por momentos la lectura se vuelve un río de emociones cuando vemos la actitud egoísta del viajero en el tiempo. El protagonista no duda en poner en peligro al personaje más querido de la novela y eso provoca durante la novela una angustia similar a la que nos producen las novelas de suspenso. Uno sabe que la osadía va a terminar mal, pero sigue leyendo con una ligera esperanza acerca de la salvación del personaje querido.

Una novela tan bellamente escrita termina con una de las frases más memorables que pueda tener una obra de ciencia ficción. Simple pero contundente a la vez: cuando la inteligencia y la fuerza habían desaparecido, la gratitud y una mutua ternura aún se alojaban en el corazón del hombre”.

Si desea leer esta novela y conmoverse con la inolvidable Weena, puede hacerlo desde este enlace.

Que disfrute su lectura.

Fotos:

Foto 1 en flickr
Foto 2 en flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...