Introducción a la novela gótica

Se trata de un género, muy relacionado con el terror, nacido en el siglo XVIII en Inglaterra, en contraposición a la Ilustración que creía poder explicar todo a través de la razón; en cambio, el gótico pone en duda qué es real y qué no.

La novela gótica está relacionada con la de terror, de hecho una sin la otra no tiene razón de ser. La misma comenzó a desarrollarse a fines del siglo XVIII, época de la Ilustración, en la cual el hombre estaba convencido de poder explicar todo mediante la razón.

Sin embargo, hacia el último tercio del siglo surgió en Inglaterra el gótico, una nueva corriente (que sirvió de base al Romanticismo) que comenzó a replantearse qué era real y qué no.

La primera novela gótica fue “El castillo de Otranto” (1765), escrita por el británico Horace Walpole, y con los años tomó forma una clase de literatura de terror inspirada en esta obra, entre otras, y así surgieron estas historias: “El fantasma de Canterville” -de Oscar Wilde-,  “Frankenstein” -de Mary Shelley-, “Drácula” -de Bram Stoker-, entre otros escritos de autores modernos, como Ira Levin, Peter Straub, etc.

Pero ¿cuáles son las características de la novela gótica? En primer lugar el uso de elementos fantasmales y de terror, además un escenario en el que los paisajes son sombríos, hay ruinas o castillos medievales, ruidos en la noche; y por último, la existencia de personajes raros, como demonios, o de extranjeros y mujeres jóvenes en peligro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...