José Zorrilla y su visión del aventurero Don Juan Tenorio

Don Juan Tenorio es sencillamente una obra divertida, narra la vida y peripecias de un caballero de época con dos grandes amores; las mujeres y las apuestas, dos romances interminables en su vida diaria y que lo llevaran a batirse en duelo muchas veces, siempre defendiendo el honor de una de ellas.

José Zorrilla y Moral es el nombre completo del autor, un español nacido en Valladolid en el año de 1817. Como casi todo literato, empezó escribiendo versos mientras estudiaba en Madrid bajo la orden de los jesuitas, luego de regreso nuevamente a Valladolid y tras su paso por Toledo empezaría su carrera en las leyes, sin buen resultado, puesto que el gusto por escribir lo llevaba en la sangre, gusto que era bien alimentado por sus costumbres de bohemia y sus largas noches de lectura a la luz de las velas.

Empezó publicando versos para luego centrarse  en la escritura de obras más elaboradas como dramas y leyendas  de su ciudad natal. En todas sus obras siempre supo buscar la manera de expresar ese espíritu romántico que la acompañaba, así como también su fuerte tradición cristiana y su pasión innegable por la historia de caballeros y armaduras.

Tuvo mucho éxito con sus publicaciones y con el pasar del tiempo se fue haciendo un lugar entre los escritores de renombre, sin embargo la bonanza de sus obras no se vio reflejada en su bolsillo, por lo que  pasó muchos años de su vida viviendo de un lugar a otro; casi como un trotamundo se la pasó viajando entre países de Europa, inclusive llegó a visitar América en varias oportunidades.

En sus últimos años regresó a residir en Granada, gracias al aporte económico de las Cortes, y fue aceptado en la Real Academia de la Lengua, luego de ser reconocido con los laureles de oro por su trayectoria y aporte a la literatura.

Don Juan Tenorio es sencillamente una obra divertida, narra la vida y peripecias de un caballero de época con dos grandes amores; las mujeres y las apuestas, dos romances interminables en su vida diaria y que lo llevaran a batirse en duelo muchas veces, siempre defendiendo el honor de una de ellas.

La historia comienza cuando Don tenorio, acostumbrado a apostarlo todo, realiza una apuesta con otro caballero, se supone que ambos deben realizar las mayor cantidad de maldades en todo un año y obtener la mayor fortuna en base a sus acciones, además, Don Juan Tenorio debe conquistar el amor de dos mujeres en ese tiempo, una de ellas es doña Inés, una novicia joven, atractiva, pero muy complicada para conquistar. La otra mujer a quien debe seducir es justamente la novia del joven con quien realiza la apuesta.

Las pericipecias y aventuras de esta obra se llevan a cabo en Sevilla,  aproximadamente en el año 1545, se inicia en una noche en que se celebra los carnavales tradicionales y don Juan tenorio se encuentra celebrando con unos amigos más. Es en esa noche donde se vaten a duelo y apuestan la conquista de dos mujeres, don Juan tenorio no tiene problemas en aceptar, él es un hombre acostumbrado a los amoríos, siempre enamoradizo y galante, tiene amores por donde pasa y las aventuras por esos amores se cuentan a montones. Las apuestas las realiza con don Luís Mejia ante el comentario de este de que s don Juan Tenorio solo le faltaría  conquistar a una novicia para haber enamorado a todas las mujeres. El agregado De la apuesta de considerar a una novia de sus amigos que este a punto de casarse, fue iniciativa de don Juan, muy bien celebrada por todos los presentes esa primera noche.

Sevilla en el Siglo XVI – foto obtenida de Wikimedia, obra de Alonso Sánchez Coello, copyright expirado.

Luego de hacer la apuesta ambos son arrestados y llevados tras las rejas, sin embargo la apuesta sigue en pie y al ser liberados, ambos se dan a la empresa de conquistar a las damas, es entonces cuando don Juan tenorio vive una gran cantidad de hechos curiosos y divertidos, intentando conquistar principalmente a doña Inés.

Finalmente, luego de tantas peripecias Don Juan Tenorio logrará conquistar el amor de Doña Inés, sin darse cuenta que él también se ha enamorado y cayendo finalmente rendido ante sus actitudes de enamoradizo, llega a rendirse en duelo con el padre de doña Inés por el amor de esta, luego de matarlo huye en su barco, justo cuando doña Inés llega acompañada de  soldados.

La obra atrae al lector desde la primera oración, tiene esa brillantes del propia de Zorrilla para conquistar con las palabras y con una historia realmente fresca y agradable, sin embargo la historia que se narra, aunque muy bien contada, esconde entre líneas varios temas no muy agradables, entre ellos el amor imposible, reflejado en las convicciones de don Juan tenorio y doña Inés, ya que sus relación resulta inaceptable para el padre de ella y don Juan se ve obligado a matarlo batiéndose en duelo, razón por la que finalmente debe huir a Italia para poder escapar de los soldados.

Casa Museo de José Zorrilla – foto obtenida de Wikimedia, autor: Rastrojo.

Otras características a resaltar en la obra son sus continuos lugares solitarios representados a lo largo de la misma; leerán siempre de lugares tétricos como el cementerio, las cantinas y otros sitios poco agradables. Además, una constante en la obra es que siempre se desarrolla de noche, quizá como representación de esta vida que vive don Juan, una vida desordenada, llena de peripecias, aparentemente alegre y desentendida, porque al ser un hombre de buena clase, solo se preocupa por ganar apuestas y robar corazones. Sin embargo, en el fondo y cuando se enamora de doña Inés, se va dando cuenta que esa vida que lleva no le dará resultado para la verdadera felicidad. Quizá por eso la noche que siempre acompaña sus vivencias.

Un parte interesante de la obra, es cuando las estatuas del cementerio cobran vida y empiezan a dialogar con los personajes, también cuando las sombras adquieren la misma capacidad de hablar de los hombres. Esto refleja la parte fantástica de la historia, que sin embargo, no desentona con la trama.

Entre los personajes principales de la obra se encuentra Don Luís Mejia, el retador del duelo; don Diego tenorio, padre de don Juan que en todo momento trata de convencerlo para que abandone la vida ligera que lleva y se haga de bodas; Doña Inés de Ulloa, la mujer que hace que don Juan se enamore finalmente. Otros personajes menos importantes también son parte de esta divertida obra.

Don Juan Tenorio es una obra entretenida, un clásico de la literatura en el que se narra la historia de un joven y el sin fin de aventuras que pasa  en nombre del amor. Es la historia de un pícaro galán, amante de las mujeres, las apuestas y los duelos. Las mujeres que debe conquistar son doña Inés, la novicia y  doña Ana, la novia de uno de sus amigos que está a punto de contraer bodas.

Enlace de Descarga:

Si quieres leerla y divertirte un poco descargala de la Web de Proyecto Gutemberg.

Créditos:

Imagen 1: obtenida de la Wikipedia, subida por Joseluis bn, copyright expirado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...