Las escritoras en el Romanticismo español

El Romanticismo es un movimiento fundamental en la Historia de la Literatura. Una de sus grandes aportaciones es la incorporación de la mujer en alto número al cultivo de las letras. Hasta entonces les estaban vedadas, pues con anterioridad, si bien hubo grandes escritoras, se trataba de casos aislados.

A principios del siglo XIX, cuando el Romanticismo comienza a instalarse como ideario vital y estético predominante, la mujer aún tenía un papel subordinado en la sociedad. Sin embargo, en España, a medida que las ideas liberales se extendían, comenzaron a crearse centros educativos femeninos de raíz inglesa o francesa a los que seguirían otros autóctonos, aunque la Universidad aún permanecería muchos años cerrada para ella. De hecho, Concepción Arenal asistió a clases pero hubo de hacerlo como oyente y vistiendo ropas masculinas.

No obstante, algo estaba cambiando. La Revolución Industrial propició que la mujer se incorporara al trabajo en las fábricas, apareció un mercado literario orientado hacia ella y, en general, la actitud de la sociedad se iba haciendo más tolerante. Es en este contexto en el que se produce la irrupción femenina en la Literatura. Por supuesto, con anterioridad hubo casos de grandes escritorasSanta Teresa de Jesús, Sor Juana Inés de la Cruz o María de Zayas, por ejemplo- pero eran aislados. Sin embargo, en estos momentos la mujer se incorpora en masa a la creación literaria.

Foto de la Universidad Complutense

En esta época, la mujer no podía asistir a la universidad. En la foto, fachada de la Complutense

Hubo sonoras oposiciones. Un escritor tan progresista como Mariano José de Larra lo consideraba muy inapropiado (sin embargo, no debemos juzgarlo por ello, era la mentalidad de la época). Pero también importantes muestras de apoyo como las de Espronceda. Como quiera que fuese, en unos pocos años un gran número de mujeres se animaron a publicar sus escritos y las más cualificadas empezaron a adquirir renombre. En un principio, casi todas se inclinaron hacia la poesía –con excepción de «Fernán Caballero», más dedicada a la narrativa– pero, poco a poco, también cultivaron otros géneros.

Posiblemente la poetisa más importante de esta época sea la extremeña Carolina Coronado, alabada por Hartzenbusch y el citado Espronceda. En lo que respecta al ensayo, es indispensable mencionar a Concepción Arenal, de la que ya hablamos, por sus trabajos de carácter filantrópico en defensa de los reclusos. Y, como cultivadora de todos los géneros, destaca la cubana Gertrudis Gómez de Avellaneda, autora de novelas, obras teatrales y composiciones líricas.

No obstante, hay otros muchos nombres dignos de mención por haber producido una estimable obra literaria: Casilda Cañas de Cervantes, María Josefa Massanés, Ángela Grassi, Robustiana Armiño de Cuesta o Vicenta García Miranda son algunos de ellos. En suma, con la llegada del Romanticismo, la mujer se incorpora de forma definitiva a la Literatura, aunque aún debía sufrir no pocas discriminaciones respecto a sus colegas masculinos.

Fuente: Olga Soler en Slideshare.

Foto: M. Peinado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...