En el aniversario de Lope de Vega

El próximo veinticinco de noviembre se cumplen cuatrocientos cincuenta años del nacimiento de Lope de Vega, uno de los grandes autores de las letras universales y, probablemente, el más prolífico, pues se conservan casi quinientas obras suyas. Fue poeta, novelista y, sobre todo, el gran creador del teatro nacional español.

Universidad de Alcalá de Henares

Universidad de Alcalá de Henares, donde estudió Lope de Vega

El próximo veinticinco de noviembre se cumplen cuatrocientos cincuenta años del nacimiento de Lope Félix de Vega Carpio (Madrid, 1562-1635) uno de los más grandes autores en lengua castellana y sin duda el más prolífico, no sólo de nuestras letras, sino probablemente de las universales. Porque no se sabe a ciencia cierta cuantas obras escribió: él mismo habla de unas mil quinientas pero, probablemente, no fueran tantas. En cualquier caso, se conservan unas quinientas, que no son precisamente pocas.

Esa capacidad creativa, que casa a la perfección con su temperamento desmesurado, le valió el calificativo de “Monstruo de la Naturaleza” que le dio su, por otra parte, irreconciliable enemigo Miguel de Cervantes o el de “Fénix de los ingenios”. Una producción la suya en la que cabe la poesía, la narrativa y el teatro. Tan sólo por lo que escribió en los dos primeros géneros tendría un puesto de honor en la literatura española pero su mayor importancia reside en su faceta de dramaturgo.

En lo que respecta a la lírica, es sorprendente la facilidad versificatoria de Lope. Cultivó todos los géneros poéticos, desde el sacro al profano, desde el amatorio hasta el jocoso, y lo mismo podría decirse en lo que respecta a la forma, pues fue un excelente sonetista al tiempo que no desmerecía en la creación de romances populares. Entre sus principales obras líricas destacan ‘El laurel de Apolo’, elogio de los poetas de su tiempo; ‘La Circe’, una suerte de fábula mitológica al estilo de Góngora; las ‘Rimas sacras’ o las ‘Rimas humanas y divinas del licenciado Burguillos’, de carácter cómico y en el que se incluye ‘La Gatomaquia’, una parodia de poema épico protagonizado por gatos.

No menos relevante y variada es su creación narrativa: ‘La Arcadia’ es una novela pastoril a imitación de la obra homónima del italiano Jacopo Sannazaro; ‘El peregrino en su patria’ pertenece al género bizantino, es decir, se trata de un relato de aventuras y viajes; ‘La Dorotea’ se inscribe en el celestinesco y ‘Los pastores de Belén’ viene a ser una obra sagrada en formas igualmente pastoriles. No faltan, además, en todas ellas, abundantes pasajes poéticos.

'La dama boba'

Una representación de 'La dama boba', de Lope de Vega

Pero, con ser todo lo anterior importante, el verdadero valor de Lope de Vega debe buscarse en el género dramático, hasta el punto de que nos hallamos ante el creador del teatro nacional español. Y ello en una doble vertiente: por una parte, fue quién elevó a categoría de género literario los intentos dramáticos individuales protagonizados hasta entonces por autores como Juan del Encina, Torres Naharro, Gil Vicente o Lope de Rueda y, por otra –y más importante- creó un verdadero teatro nacional que encajaba a la perfección con la idiosincrasia de los españoles de su época. Buena muestra de ello es que cada representación de una obra de Lope suponía un acontecimiento comparable -para entendernos- a lo que hoy es un partido de fútbol. Además, creó toda una escuela de dramaturgos en la que se cuentan figuras de la talla de Guillén de Castro, Mira de Amescua, Vélez de Guevara o Tirso de Molina.

Entre la colosal producción teatral de Lope –se conservan más de cuatrocientas comedias-, hay no obstante un reducido número de obras que destacan sobre las demás. Así, aquellas que podríamos calificar como “democráticas” por estar protagonizadas por un villano que se enfrenta al poder en defensa de su honra: ‘Peribáñez y el Comendador de Ocaña’, ‘Fuenteovejuna’ y ‘El mejor alcalde, el Rey’. Igualmente, encontramos comedias de capa y espada, sentimentales o de enredo, en las que muestra, con tono humorístico la superficialidad de la vida cortesana: ‘La dama boba’, ‘El perro del hortelano’ o ‘El acero de Madrid’. Y, relacionados con éstas, los dramas de honor conyugal como ‘El castigo sin venganza’. Todas estas piezas constituyen tan sólo una breve muestra de la ingente e inclasificable creación teatral de Lope de Vega, un verdadero genio de la literatura y, como dijo Cervantes, un “monstruo de la Naturaleza”.

Fuente: Cervantes Virtual.

Fotos: M. Peinado y Festival de Almagro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...