Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas y cantares de Miguel León-Portilla

Los antiguos mexicanos a través de sus cantares y crónicas es otra obra más de Miguel León-Portilla en su hazaña por recuperar los testimonios destruidos tras la conquista española de América. En ella, el autor mexicano hace un repaso de los diferentes documentos que se han conservado con el fin de explorar las diferentes culturas mexicanas prehispánicas. Este intento por conocer el pasado de México responde a un ejercicio de preservación y fomento de la lengua náhuatl, principal tesoro azteca que aún hoy día sigue vigente.

Portada del libro de Miguel León-Portilla

Profundo conocedor de las lenguas nativas de Mesoamérica, especialmente del náhuatl, idioma de los aztecas, Miguel León-Portilla (1926) vuelve a recuperar la cultura popular prehispánica en un intento por dar voz a los vencidos de la conquista española de América. El historiador mexicano, que ha llegado a representar a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para el Premio Príncipe de Asturias, es una de esas personas que se siente en eterna deuda con sus raíces.

Desde su tesis doctoral, dedicada a la filosofía náhuatl hasta su obra más conocida, Visión de los vencidos, León-Portilla ha sido el principal defensor mexicano de la cultura náhuatl. Gracias a iniciativas como la suya, el náhuatl no sólo no ha desaparecido, sino que se ha consolidado. En esta ocasión, el autor repasa los testimonios del México antiguo, conservados por medio de códices o libros de pinturas, también conocidos como pictoglíficos. Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas y cantares es un apasionante estudio sobre los escasos escritos que se conservan de los mexicanos prehispánicos. De esta forma, León-Portilla se acerca a las culturas más florecientes del pasado mexicano, desenterrando los escritos más antiguos de la lengua azteca. En contra de lo que algunos puedan pensar, el náhuatl es un idioma que ni mucho menos está muerto. De hecho, en la actualidad existen más de un millón de personas que lo hablan –entre otros el propio Miguel León-Portilla, impulsor de diversas iniciativas en pro de su conservación–. De gran importancia para este cometido son las Nechicoliztli, reuniones de hablantes y escritores en náhuatl, celebradas cada año por los miembros del Seminario de Cultura Náhuatl de la UNAM.


El hecho de rescatar los primeros testimonios expresados en esta lengua es, cuanto menos, un loable esfuerzo que merece mi más sincero reconocimiento. Puesto que estamos hablando del náhuatl antiguo, habría que recordar que el náhuatl que en la actualidad se habla es una evolución del anterior, y que se caracteriza por la influencia que en él han ejercido otros idiomas como el castellano. La lengua del Imperio Español llegó a América unida a la empresa evangelizadora de los franciscanos, contaminando de alguna manera el habla de los nativos. De ahí la importancia de libros como éste, ya que recuperar el pasado cultural de un pueblo no sólo es un trabajo erudito, sino también una obligación moral que han de asumir las nuevas generaciones de historiadores.

Foto: Gonzalo Barroso

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...