Los Cuentos de Hadas de los hermanos Grimm

Muchas generaciones crecieron escuchando cuentos de hadas, mucho antes de los dibujos animados y de Walt Disney. La gran mayoría de los cuentos que Disney convirtió en clásicos infantiles provienen del folclore germánico. Los hermanos Jacob y Wilheim Grimm, a principios del siglo XIX se dedicaron a recopilar más de doscientos relatos, que en un comienzo eran mucho más oscuros y macabros que las versiones naive de hoy en día. Entre ellos Cenicienta, Blancanieves y Hänsel y Gretel.

Los cuentos de hadas, son para los niños del siglo XIX y XX lo que los mitos a los tiempos arcaicos. Bien conocidos por todos, son historias sin fecha, relatadas de manera oral, llenas de personajes folclóricos europeos y con cierta enseñanza o moraleja. El rasgo moral del cuento de hadas concierne en que los niños se adueñan de las historias, se identifican con los personajes, por lo tanto aprenden de lo bueno y de lo malo de cada uno de ellos.

No solo son impartidores de ética y moral sino también, en muchas culturas, cumplen parte de un ritual. Los niños deben acostarse a dormir, pero no sin su relato. Los llamados Bed Time Story (historia para la hora de dormir).

Las historias de los cuentos de hadas son protagonizadas, en su mayoría por princesas atrapadas por el hechizo de alguna bruja, o por príncipes azules que viajan en busca de ellas. Pero en muchos otros casos, los protagonistas son niños, en general los varones prefieren este tipo de relatos, y las niñas prefieren las princesas y los castillos.

“Había una vez…” es una excelente manera de comenzar estas historias, ya que nunca sucedieron, pero suceden cada noche. En Fahrenheit 451 es una genial novela de Ray Bradbury, donde se presenta un futuro donde los libros están prohibidos por un gobierno fascista, y la gente es obligada a ser feliz, y donde los bomberos se dedican, en lugar de a apagar incendios, a causarlos, incendiando libros; el protagonista decide darle una oportunidad a las páginas de los libros antes de incinerarlos. Y habla con el capitán y le dice “Había una vez en que los bomberos apagaban incendios en lugar de causarlos ¿no es cierto?” y el capitán le respondió “¿Había una vez? Ese tipo de pensamiento es el que está prohibido, despierta fantasías, y las fantasías nos muestran otros mundos, y eso nos hace infelices” (aclaro que no es una cita textual, sino lo que yo recuerdo de la conversación).

“Y vivieron felices para siempre” esta frase, tan divulgada en el mundo, es la frase con la que se cierran muchísimos relatos de cuentos de hadas. Pero vale aclarar que proviene del siglo XX, ya que estos cuentos fueron siendo atenuados con el tiempo. Mucho tiempo atrás, no todos terminaban felizmente, aunque si dejaban cierta enseñanza. Y es que es sano que los niños lo sepan, no siempre se puede ser feliz para siempre.

Los Hermanos Grimm

En 1805, un bibliotecario de Hanau (Alemania) y su hermano menor, que era secretario de la biblioteca, comenzaron una larga y prodigiosa carrera en el mundo de la literatura. Los hermanos eran Jacob y Wilheim Grimm.

Con los años se dedicaron a la docencia, en diversas universidades, y también al lenguaje y la investigación lingüística. Además de su vasta carrera literaria, trabajaron en un diccionario que no se concluyó hasta 1960, cuenta con 33 tomos y demuestra un estudio fatigoso sobre la etimología de las palabras y sobre léxicos de toda Alemania, aún vigentes hoy en día.

Pero su mayor logro, y por lo que fueron, son y serán recordados siempre, es por su trabajo como recopiladores de relatos. Recorrieron Alemania buscando la tradición oral y dejando por escrito cientos de cuentos folclóricos que, al igual que su diccionario, son vigentes hoy en día.

Uno de los cuentos más famosos de los recopilados por los hermanos Grimm es Cenicienta, la historia de la pobre muchacha que soportaba los maltratos y abusos de sus tres hermanastras y su madrastra. A Cenicienta la visitó una noche su Hada Madrina, un espíritu que cuida a cada persona, y la vistió de gala y le dio un carruaje, para que fuera al baile que se daba en el castillo del príncipe, pero el hechizo se rompía a las 12 de la noche. El príncipe se enamoró de ella, y ella salió corriendo del baile antes de la hora designada, dejando un zapato de cristal en las escaleras. El príncipe recorrió todo el reino buscando a la muchacha a la que le calzara el zapato. La encontró y vivieron felices para siempre.

Esta historia la conocemos bien, no solo por la tradición oral, sino porque en 1950 se estrenó el film Cenicienta, producido por la Walt Disney Pictures, film que el mismo Walt Disney dijo que era su creación preferida.

Pero hay cosas que no muchos sabemos, en los primeros años de su carrera como recolectores de historias, los Grimm se limitaron a transcribir los fantásticos relatos como los oían, más tarde, cuando los sectores más conservadores de Europa y Norteamérica se quejaron, comenzaron a escribir sus propias versiones atenuadas y suavizadas.

En la Cenicienta, la malvada madrastra, originalmente, era castigada por sus maltratos a cenicienta: era obligada a bailar llevando pesados zapatos de hierro al rojo vivo, hasta caerse muerta.

Otra historia que probablemente tenía en su origen un contenido mucho más adulto, era Blancanieves. Blanca Nieves era una hermosa princesa, cuando llegó a la adolescencia se convirtió en la más hermosa del reino, y su madrastra, una bruja malvada la quiso castigar por ello, y ella se escapó, y vivió en un bosque con siete enanos. Pero la bruja la encontró y disfrazada de anciana, le dio una manzana envenenada, al morderla, Blancanieves cayó en un poderoso sueño que solo podía ser interrumpido por el beso de un príncipe. Fue puesta en un ataúd de cristal hasta la llegada del príncipe.

Se dice, que en el acto de lujuria más imaginativo, una mujer puede ser sometida y fornicar con hasta siete hombres a la vez ¿Este puede ser un contenido oculto detrás de la historia de los siete enanos?

La banda alemana de música industrial (heavy metal electrónico y oscuro, podríamos llegar a definirlo) llamada Rammstein, realizó un videoclip basado en el cuento de Blancanieves, llevando al máximo la estética de Disney, convirtiéndola en macabra. En el videoclip Blancanieves es una déspota sádica para los siete enanos, que trabajaban en la mina, para conseguir el preciado mineral que la princesa aspiraba como si fuera cocaína, hasta morir de sobredosis. Los enanos (los siete músicos de la banda) llevaron el ataúd de cristal a un monte, donde de la rama de un árbol muerto cayó una roja manzana destruyendo el fino cristal y liberando a Blancanieves de su pesado sueño.

Hay muchos otros cuentos recopilados por los hermanos Grimm que dieron la vuelta al mundo, no solo Europa sino a todo el mundo, de la mano de Walt Disney. En total, llegaron a recopilar 210 relatos en su carrera. Y hay muchos que en su inocencia  esconden una identidad mucho más violenta y cruenta del folclore germánico. Como Hansel y Gretel, el cuento de los dos niños que son engañados por una bruja que los recibió en su casa hecha de dulces y de galletas, para engordarlos y comerlos, pero los niños terminaron empujando a la bruja al horno y quemándola.

Otros recopiladores famosos, fueron el italiano Giambattista Basile y el francés Charles Perrault, ambos del siglo XVII. Este último autor de la Bella Durmiente y los Cuentos de la Mamá Gansa.

En 2005 se realizó un film sobre la vida de los hermanos Grimm protagonizada por el difunto Heath Ledger y Matt Damon.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...