Luces del norte, Philip Pullman

Con motivo de la adaptación al cine de Luces del norte, la novela de Philip Pullman, por parte de Chris Weitz, me propongo reseñar cada una de las novelas que conforman esta trilogía llamada La materia oscura y que cautivó a gran parte del público infantil al final de los 90, empezando por la que será adaptada a principios de noviembre bajo el título de La brújula mágica (¿qué ocurre con el título original del libro en castellano? ¿por qué recurren a otro, tan comercial?).

Luces del Norte

Luces del norte nos cuenta la historia de Lyra Belacqua, una chica rebelde que habita un mundo paralelo al nuestro (que aún no ha sido consumido del todo por la industrialización), repleto de brujas, animales parlantes y donde cada persona va siempre acompañado de un daimonion, un ser misterioso que refleja la personalidad de su dueño y durante la infancia toma varias formas (por lo general, animales) hasta que se queda con una fija. Muy pronto Lyra tiene que abandonar su hogar (Oxford) para ayudar a la misteriosa señora Coulter, pero la sospecha de que ésta está involucrada en experimentos acerca de la separación forzada de los niños con sus daimonions y la desaparición de su mejor amigo hacen que se escape para embarcarse en una aventura en busca de su amigo Roger y su tío Asriel, retenido en una fortaleza, ayudada por otros daimonions, giptanos, osos acorazados y brujas.

La narración en un principio es bastante fácil. No abunda precisamente la descripción, el autor ha preferido homenajear a la acción en todos los sentidos con continuos diálogos y actos puros y duros. En su traducción al castellano, Luces del norte hace frecuentes las frases simples, huyendo de cualquier retoricismo innecesario, como se le puede pedir a una novela infantil.

No obstante, Luces del norte nos interesa por su riqueza, por el cosmos que plantea y cuanto reúne: un mundo que no es éste pero es éste, Oxford, los giptanos, la nobleza de los osos acorazados, los viajes en globo, una brújula que siempre dice la verdad, pero que no todos pueden leer. Los daimonions, como una parte de la personalidad del hombre y que pueden cambiar de forma hasta alcanzar la madurez y que, curiosamente, adoptan siempre una forma adecuada a la personalidad de su dueño. Gran multitud de elementos, pequeños detalles, que podríamos escribir en una lista de ingredientes para una buena novela de fantasía.

Con un simbolismo tremendo y en algunos aspectos bastante original (por ejemplo, las brujas como guerreras que montan en escoba y luchan con arcos y puñales como si fueran indios del cielo), la novela consigue introducirnos en otro sitio, nos sumerge en esa atmósfera tan embriagadora que es la literatura para contarnos un viaje, y éste es sólo el principio.

Puedes leerlo gratis aquí.

Puedes visitar la web oficial de Philip Pullman aquí.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...