Médium, una incursión de Baroja en el relato de terror

Tanto la novela como el cuento son géneros narrativos, pero, pese a ello, presentan peculiaridades. El esfuerzo de condensación que requiere el relato breve no se da en la novela. No obstante, los grandes narradores suelen cultivar ambos. Así sucede con Baroja, que, en Medium, realiza una incursión en el género de terror.

Aunque ambos son géneros narrativos, entre la novela y el cuento existen más diferencias de lo que parece. La menor extensión del segundo obliga a su autor a un esfuerzo de condensación, de precisión, que la primera no requiere. Y ello influye en todos los elementos del relato, desde la trama hasta el estilo.

Foto de Pío Baroja

Pío Baroja

Por este motivo, ha habido grandes cuentistas que nunca han escrito una novela –Jorge Luis Borges es un excelente ejemplo- y, a la inversa, excelentes novelistas incapaces de escribir un cuento –aunque este caso es menos habitual-. Pero, en líneas generales, el auténtico narrador es capaz de cultivar ambos géneros indistintamente sin menoscabo de la calidad literaria.

Y, si de grandes narradores hablamos, es indudable que uno de los más importantes de la época contemporánea es el vasco Pío Baroja y Nessi (San Sebastián, 1872-1956), novelista por excelencia de la Generación del 98 y autor de una amplísima obra narrativa, sobre todo de carácter extenso.

Muchas de sus novelas se agrupan en trilogíasLa lucha por la vida, La raza o La vida fantástica, entre otras-, que constituyen una profunda reflexión sobre el sentido de la vida humana. Por el contrario, sus narraciones sueltas responden más bien al género de aventuras, especialmente las compiladas bajo el título de Memorias de un hombre de acción, veintidós textos sobre las andanzas de Eugenio de Aviraneta, conspirador del siglo XIX y antepasado de Baroja.


Pero también escribió el vasco relatos breves en los que se permite licencias que no encontramos en sus novelas. Así, por ejemplo, en los que ambienta en su tierra abundan los pasajes líricos y las descripciones extensas de su naturaleza de extraordinaria belleza, mientras en sus obras extensas los primeros se hallan prácticamente ausentes y las segundas se solventan con unas breves pinceladas expresionistas.

Foto de San Sebastián

Una vista de San Sebastián, ciudad natal de Baroja

Igualmente, los argumentos son muy diferentes. En los cuentos, encontramos varios de terror, entre los que destaca La dama de Urtubi. También es interesante el titulado Médium, inquietante narración acerca de una misteriosa muchacha, hermana de un amigo del narrador, que parece estar poseída por un espíritu perverso cuya existencia se desconoce pero que aparece al realizar una fotografía.

En él destaca la acertada gradación que presenta Baroja hasta llegar al terror final y, sobre todo, el recurso constante a la inquietante sonrisa de la joven. Y, desde luego, muestra que un contador de historias de raza como Baroja podía cultivar cualquier género narrativo que se propusiera.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Rincón castellano.

Fotos: Pío Baroja: Claudio Elías en Wikimedia | San Sebastián: Mike_el Madrileño en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...