Pulgarcita de Hans Christian Andersen

Hans Christian Andersen presenta en Pulgarcita, las peripecias de una minúscula niña que tiene que enfrentar los peligros del bosque, la envidia de los abejorros, el hambre y la helada; pero sobrevive gracias a la caridad de un ratón que la hospeda en su casa. En el mundo en miniatura que vive, varios animales se enamoraran de ella, acortando el plazo que le queda de niñez.

Hans Christian Andersen (Dinamarca 1805-1875) escribe el cuento infantil Thumbelina en 1835 o Pulgarcita, título que debe ser desambiguado de Pulgarcito, versión masculina cuya autoría es de los hermanos Grimm. La protagonista es la hija de una mujer estéril que pide ayuda a una bruja para tener un niño, esta le da un grano de cebada mágico que hace brotar una flor parecida a un tulipán, cuando ella besa la flor en su interior encuentra a Pulgarcita, de inmediato la cría.

Pulgarcita es atendida sobre una mesa, duerme en una cáscara de nuez, ya que sólo mide el tamaño de un dedo pulgar, es una niña muy hermosa en miniatura. Sufre peripecias al ser raptada por un sapo que la quiere por mujer de su hijo, de allí pasa al territorio de unos abejorros que la consideran fea. Ella sobrevive sola hasta el invierno en que se hace amiga de un ratón y un topo, el ratón la hospeda en su casa y le propone que se case con el topo que es rico e instruido, pero ella no quiere.

Los lectores que quieran leer gratis este cuento infantil, disponen del siguiente link:

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/euro/andersen/pulgarci.htm

La interacción con los animales: Los animales están humanizados en el cuento, piensan en matrimonio, reconocen la belleza de Pulgarcita, tienen envidia como el topo que detesta las flores y los pájaros. Este cuento tiene el valor didáctico de inculcar en los niños el amor por los animales. Superando las rencillas entre el topo y las aves, Pulgarcita se compadece de la golondrina que yace a la entrada de la madriguera del topo, todos la creen muerta, pero con el calor de una manta revive.



Pulgarcita salva a la golondrina pero rechaza su ayuda para escapar de la casa del ratón, cuando el ave le ofrece llevársela volando, pues piensa que afligiría mucho al ratón que le brindó hospedaje. Como el ratón es amigo del topo y admira su riqueza quiere que Pulgarcita viva con él, pero estos seres son distintos en origen y carácter, Pulgarcita es compasiva y solidaria, mientras el topo no ha intentado auxiliar a la golondrina que estaba paralizada por la helada, dejándola tirada ante su casa.

En este cuento no hay mayor interacción con el género humano, la niña es separada desde la cuna por el secuestro del sapo. Hay continuaciones y otras versiones de este cuento de hadas; solo que aquí vemos a la niña confinada en el mundo animal, en la escala de la miniatura, en la que no se desenvuelven los humanos. En este microcosmos vale también el altruismo, la camaradería, la piedad, se encuentran oposiciones por la ignorancia, como el topo que desprecia lo que no ha visto.

Las peripecias: Pulgarcita es fuente de deseo para los sapos, el sapo viejo la coloca en un nenúfar para que viva con su hijo; la niña flota sobre el agua hasta que los peces cortan el tallo de la flor acuática y sale a la deriva. El abejorro macho que la salva de la corriente del río aprecia su belleza, pero las abejorras cargan en insultos contra ella por envidia, logrando que el insecto avergonzado la lleve lejos de su especie. En este punto conoce al ratón, que la protege a cambio de limpiar su casa.

Las aventuras ocurren  en el bosque, locus amenus o lugar ideal para el arte y la vida pacífica. Sin embargo, los sentimientos encontrados de los animales, sus propias rencillas dan lugar a que aflore el lado tenebroso del locus amenus, el misterio del bosque donde peligra la vida. Pulgarcita se salva de la helada y el hambre gracias a la caridad del ratón, pero antes se había quedado desprotegida por los abejorros. La envidia y el egoísmo también causan peripecias a los inocentes.

La niña está expuesta a los peligros por la fragilidad de su anatomía y por su noble corazón que no la hace adaptable a la inclemencia del ambiente. No se puede confiar mucho del ratón porque quiere casarla con el topo, rico y presumido; en lugar de un animal debería casarse con un ser elemental un elfo pequeño como ella, al parecer ese es el desenlace en películas y cuentos con final feliz. Todas estas peripecias hacen madurar rápido a la niña, quien adquiere inteligencia afectiva para socorrer a la golondrina.

La breve niñez: Como cuento infantil de naturaleza breve y sucinta, no hay mucho espacio para mostrar etapas de la vida de la protagonista, solo se ven sus peripecias, en periodos que resumen temporadas largas como el otoño cuando oye los trinos de las aves y está sola. Pulgarcita madura rápido adquiere sensatez y compasión por los otros seres vivos. La pequeña esta a punto de casarse solo por su belleza, pero no por haber quemado etapas en su trayectoria vital.

Esta historia bien podría llegar a constituir una novela de aprendizaje, si la niña crece y adquiere un conocimiento que le permite establecerse en el mundo autosuficientemente. El suspenso de su destino, deja la historia abierta a varias continuaciones, si no se presenta adulta se muestra como una niña ejemplar, adelantada en prudencia a sus años pero también víctima de su gran compasión. Se queda en casa del ratón, sin ponderar el futuro que le ofrece la golondrina de ir a tierras cálidas.

También la niñez no se puede considerar como tal, lejos de parámetros humanos, esta niña no está al cuidado de la mujer que la pidió a la bruja, no tiene el contacto con otros hombres, su infancia se muestra insólita, su personalidad sólo se mantiene por la nobleza está cuidada por animales inofensivos, que no la llevarían a cambiar su ethos caritativo. Tendrá una conducta distinta a la humana pero similar en el fondo, ya que no hay riesgo de cambiar su naturaleza.

Conclusión: Los cuentos de humanos cuidados por animales revelan habilidades distintas al promedio de los hombres en ellos. En esta historia de Pulgarcita, la protagonista es raptada por un sapo para pasar varias peripecias en el bosque. A pesar del sufrimiento, la soledad y el hambre, la niña no se endurece y acrecienta su amor por los animales, especialmente por los más débiles e indefensos como la golondrina que salva de morir helada.

Fotos:

«andersen» de biografiasyvidas.com

«140px-HCAndersen» de upload.wikimedia.org

«thumb» de candlelightstories.com

«Thumbelina» de hotmoviesale.com

«uewb_01_img0026» de notablebiographies.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...