Que me pasa doctor, ultimamente solo leo tonterías…

Nuestra Literatura Doc. está aquí para responder todo lo que he preguntado siempre sobre los libros y la lectura, pero nunca se atrevió a preguntar. bloqueos obsesiones, la literatura fantástica, hace su caso. Primera consulta gratuita.

Muchas personas me piden consejo a través de internet (en realidad han sido dos) sobre si era normal y frecuente cuando se lee mucho que surja una especie de manía que consiste en enamorarse de un autor y no despegarse de él hasta que no te has comprado y leído todos los libros, estás atento a noticias relacionadas con él, sigues sus anécdotas e incluso te interesas por su vida privada. En ambos casos estas personas sintieron apatía durante el verano, pero con la llegada de las lluvias y el frio se interesan por seguir blogs y sitios web de literatura, revistas, foros en los que cada cual expone su opinión subjetiva sobre un libro de esos autores fetiche. A la vez tiran miles de libros a los leones porque el autor está muy lejos de su autor fetiche. La miseria que rodea el acto de leer te acaba por hacer llorar y lo que era una afición se convierte en enfermedad mental. Cada vez menos gente lee (eso dicen pero yo no me lo creo) porque todo el mundo sigue la literatura como si fuera la cosa más importante en nuestro universo. Esto pasará cuando llegue septiembre.

Si eres de los que no puedes parar de leer a un autor es más que probable que te muestres alegre cuando pagas un libro suyo en la Fnac. Aunque la lectura por moda (verbigracia saga Crepúsculo) pueda parecerse a una forma de apego y obsesión a un sujeto fáctico (el autor) destinado a convencerle de que realmente habla de ti y que tienes el lugar que te corresponde en la vida. La enfermedad puede estar asociada con la investigación desenfrenada de obras del autor en cuestión, eliminar al personaje en la vida real, hacerle perder su trabajo y degradar si su situación financiera llega a la etapa en la que buscará los mejores precios de las obras que no ha leído.

La lectura de libros de moda pueden convertirse fácilmente en adicción bibliófila y similares a otros trastornos como el obsesivo a las drogas, la intoxicación aguda o la cinefagia. En pocas palabras, esto no es grave pero puede convertirse en grave fácilmente. El ejercicio consiste en pasar de un autor a otro, se que es difícil, pero puede saltar de un libro a otro con un sentido de ir a alguna parte. Hay demasiados lectores que leen los libros uno después de otro. Sabemos que Zola llama a Flaubert que a su vez llama a Joyce que a su vez llama a Kakfa y al final no sabes ni quién eres. La literatura es una serie de rutas de escape, modas que se pasan como los esguinces de tobillo (por eso es tan raro romperse una pierna leyendo un libro), el lector se desata una auténtica locura donde tiene que elegir cual será el siguiente autor a leer y construir un itinerario exclusivo para sí mismo. El método del best-seller a veces funciona, aunque yo conozco a otros que miran directamente en el cajón de libros de remate final o rebajas.


Por último, una recomendación previa a la lectura de las novedades de septiembre:

No leas libros de autores que estén vivos, fundamentalmente aquellos menores de 40 años. Su bibliografía no es tan rica. Los libros son más baratos y como son autores jóvenes suelen ser más cortos (creo que se cansan antes de escribir). De esta manera habrás terminado antes el libro y tendrás que comenzar otro (con el consiguiente gasto).

Feliz regreso, comienza la nueva temporada de libros y películas.

Imagen: Muchos libros, pocas ventas por DraXus en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...