Siddhartha, de Hermann Hesse, la espiritualidad oriental en tiempos de Buda

El Existencialismo es una de las principales corrientes literarias del siglo XX. A la angustia vital se le han tratado de dar varias salidas. Una es la cristiana, otra la escéptica y otra la abiertamente pesimista. Pero algunos autores, como Hermann Hesse, tratan de aportar como solución el misticismo y la espiritualidad oriental: buena muestra de ello es la novela Siddhartha, una suerte de biografía de Buda.

Una de las corrientes más importantes de la literatura del siglo XX fue el Existencialismo, que buscaba dar respuesta a las angustias del Hombre ante un mundo hostil y violento que impedía su desarrollo espiritual.

Foto de Hesse

Hermann Hesse

En una época marcada a fuego por dos guerras mundiales cuyas consecuencias nunca habían sido vistas por hombre alguno, los escritores tratan de hallar salidas a las que el Hombre contemporáneo pueda aferrarse.

Para unos, éstas se hallan en la religión cristiana, como se aprecia en las obras de Graham Greene, Chesterton, o el italiano Giovanni Papini. Para otros –sobre todo posteriores a la Segunda Guerra Mundial-, más pesimistas debido a su ateísmo, no hay solución, el Hombre es una criatura trágica en un mundo absurdo. Tal es el caso de Jean Paul Sartre o Albert Camus.

Pero también existen otros autores cuya búsqueda deriva hacia creencias o ideas, cuando menos, más originales. Éste es el caso del alemán Hermann Hesse (Calw, 1877-1962) quién cree encontrar salida a las angustias humanas en las religiones orientales, con su fuerte componente espiritual y ascético.


Hess fue un autodidacta cuyas obras han logrado un excepcional éxito entre las generaciones más jóvenes. Ganador del Nóbel de Literatura en 1946, novelas como Demian o, aún más, El lobo estepario han sido leídas por millones de personas.

Foto de la casa de Hermann Hesse

Cas en la que vivió Hesse en Montagnola

Pero, probablemente, de todas las obras que escribió, la que más se aproxima al mundo oriental y a sus creencias es Siddhartha, publicada en 1922 y que viene a ser una suerte de biografía novelada de Siddhartha Gautama, personaje que nos resultará más conocido si lo llamamos por el nombre que adoptó más tarde: Buda.

Siddhartha es un joven hindú, hijo de un brahmán, que decide emprender su propia peregrinación en busca de la espiritualidad, en compañía de su amigo Govinda. Tras unirse a los Samalas, que no le satisfacen, se separa de éste y continúa sólo su camino, arribando a una ciudad donde conoce a Kamala, mujer de vida disipada.

Con ella, el joven Siddharta vivirá tiempos de vicios y lujos. Pero, hastiado de esta vida que lo aparta de sus objetivos y abrumado por la culpa, abandona a la joven sin saber que está embarazada. En su camino se reencontrará con el barquero Vasudeva, con cuya influencia alcanzará la perfección que anhelaba.

Bajo esta narración del viaje iniciático de Siddhartha, lo realmente importante de la obra es que brinda una salida, basada en la espiritualidad y la renuncia a los bienes materiales, a la desesperación del Hombre contemporáneo. Se puede estar de acuerdo con esta opción o no, pero es indudable que se trata de una posibilidad.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Monografías.com.

Fotos: Hermann Hesse: Svencb en Wikimedia | Casa de Hesse: Qtea en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...