Tosilos en El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Miguel de Cervantes dispone en su monumental obra El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, de unos crueles episodios contra Don Quijote y Sancho, por las bromas que le gasta un ocioso duque y su esposa con el afán de sentirse escritor de una virtual segunda parte de la obra. El duque para de reír cuando su lacayo Tosilos se declara vencido ante Don Quijote para casarse con una joven burlada por un caballero que el estaba reemplazando.

Los episodios de la segunda parte del Quijote, sobre el lacayo del duque, Tosilos, LVI y LXVI tratan de bromas hechas al Quijote y Sancho pues los duques disponen de tiempo, medios y creatividad para reír, pero se desencantarán de la risa en el episodio LVI, cuando Tosilos desiste de pelear por enamorarse de Doña Rodríguez. Los duques conocen la fama de Don Quijote y que para divertirse y burlarse de él fingen vivir en una corte caballeresca. Los duques se presentan como escritores de una versión burlesca del Quijote.

Los risueños duques han leído la obra de Cide Hamete Benengeli, conocen de la versión apócrifa de Avellaneda y pretenden dirigir los episodios de una virtual segunda parte al alojar al Quijote y Sancho en su castillo. La diversión de los duques importa costosos preparativos para comentar burlescamente la primera parte. Con Tosilos, los duques esperan reír a costa de una desigual pelea entre el viejo Quijote y el joven Tosilos en la estacada. Los duques explotan de ira cuando Tosilos se declara vencido por Don Quijote.

Los lectores que quieran encontrar la genial novela de Cervantes en línea sigan este link:
www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/LiteraturaEspanola/Cervantes/Quijote/

La risa y la justicia: El duque tras haberse burlado del Quijote organiza una justa contra su lacayo Tosilos que reemplaza a un caballero del duque que dejó embarazada a la hija de la dueña doña Rodríguez. Don Quijote acepta representar en la lid a las damas Rodríguez porque se siente en obligación de establecer justicia, en esto el duque le sigue la corriente. Lo que es motivo de risa para el duque es un propósito sublime para Don Quijote. La lid como broma no es a muerte sino con armas de fuste o de entrenamiento y competición.

Hay una tremenda estratificación social en este pasaje, Tosilos es un lacayo que está de impostor de un caballero, no tiene formación en las armas, el duque improvisa su adiestramiento, un lacayo es un antiguo criado vestido con librea cuya principal ocupación era acompañar a su amo. Las mujeres Rodríguez son personajes crédulos que piensan que Don Quijote es un verdadero caballero andante. El duque tiene un título nobiliario entre el de príncipe y el de marqués.


El objetivo de la burla a nivel social consiste en hacer perder el combate a Don Quijote, con alguien inferior en rango a él, con la única ventaja de ser más joven y más corpulento. Ver a Don Quijote caído y aporreado haría reír al risueño duque. Don Quijote es engañado pensando que se enfrenta a un caballero, porque el duque apela a los sentimientos del Quijote para animarlo a un combate deportivo. Al final de la truncada lid, las Rodríguez descubren el engaño del duque por reemplazar al caballero con Tosilos.

Las posibilidades de cambio social: Las Rodríguez pierden la posibilidad de ascenso social, pues la joven estaba enamorada del caballero que la embarazó, más el Quijote funge de Cupido para que la muchacha lo acepte por esposo. El duque muestra conciencia de grupo con el caballero prófugo. Ambos se reconocen semejantes por el dinero y la nobleza de título, más lo que Cervantes propone es que la nobleza de título no siempre detenta la virtud o areté, porque está no proviene del dinero.

El duque piensa derrotar al Quijote para demostrar que la nobleza ociosa de título es superior que la clase hidalga. Para este fin brinda a Tosilos un brioso corcel que aventaje al flaco Rocinante. El nombre Tosilos proviene del Toxilus servus, un esclavo, personaje de Plauto (254-184 a.C.) y alude a la comedia persa. El duque ríe por exceso, lo que junto a su mala voluntad y vanidad muestra su imperfección moral. La joven Rodríguez se metió a monja para no casarse con Tosilos.

Para el duque, la tragedia consiste en no reír. De risueño se vuelve furioso haciendo golpear al lacayo, quien lleva la peor parte de este episodio. El duque muestra cinismo con Don Quijote y Sancho, espera que estos se vayan del castillo para castigar a Tosilos e incumplir con lo acordado en la estacada. El duque trunca la boda de Tosilos para castigarlo de forma ejemplar, solo por no permitir prolongar su risa. Tosilos valora más la belleza de la joven que su nexo con el duque y se declara vencido con el maese de campo o árbitro.

La dirección del desencanto: La sanción para el duque es un alivio al lector por los muchos sufrimientos del Quijote. La risa es ajena para Tosilos, ya que él es solo un medio para producirla, la risa tiene un efecto triangular, Tosilos obedecería al duque, luego reiría el duque y el lector reirá de todas formas. El desencanto del duque refleja la perdida de obediencia de la nobleza por las clases bajas entrada la modernidad. El servus aprende a vivir de su trabajo saliendo de la órbita de la nobleza adormecida.

Las clases bajas toman conciencia de su rol de personas, pues resisten a ser peones de una clase que para reír necesita de su atraso, ignorancia y falta de protagonismo. Don Quijote no muestra cobardía y da el pleito por zanjado. El acuerdo entre Don Quijote y Tosilos es serio y solemne, por ello no ocasiona risa en el duque, el duque solo estaría a punto de reír cuando Don Quijote asume que la identidad de Tosilos se debe a un cambio hecho por genios que realizan encantamientos para disminuirle la fama.

Don Quijote habría solucionado el entuerto si el duque no intervenía contra la boda de Tosilos y la burlada Rodríguez. Esta derrota virtual de Tosilos es la derrota rotunda del duque que desiste retener a Don Quijote y Sancho para hacer más bromas. Además debe permitir la partida del manchego y su escudero para tener libertad de castigar a Tosilos y deshacer lo pactado en la estacada. Los hidalgos aún guardaban la virtud, mientras la nobleza rica y ociosa la perdía por el desencanto de sus acciones.

Conclusión: La risa de los duques representa a nivel social una actitud indiferente de los nobles hacia los hidalgos y al pueblo llano de evitar incorporarlos al progreso de la modernidad. La nobleza española prefiere divertirse como el duque y burlarse de los hidalgos empobrecidos que buscan una España más justa. El desencanto de esta risa complaciente se dará a todos los niveles, aun en lacayos como Tosilos que dejarán de obedecer a una nobleza que los cosifica conforme ingresen a la modernidad.

Fotos:

“CERVANTES1″ de jccm.es

“es-colorear-dibujos-imagenes-foto-don-quijote-p8891″ de educima.com

“image021″ de jccm.es

“2%20-%20quijote1″ de tragaluzpanama.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...