‘Un espía perfecto’, de John Le Carré

En la época de la ‘Guerra fría’, alcanzó gran éxito el género novelístico de espionaje, una especie de novela negra en la que el detective era sustituido por un espía y los bajos fondos por suntuosos casinos. Maestro del mismo fue Ian Fleming y su James Bond, pero también John Le Carré, cuyos espías son mucho más verosímiles que la creación del anterior, siempre rodeado de glamour. En ‘Un espía perfecto’, Le Carré reflexiona sobre las circunstancias que mueven a una persona a convertirse en espía.

Tras la Segunda Guerra Mundial, se desencadenó el periodo histórico conocido como ‘Guerra fría’. De una parte, el bloque soviético y, de otra, el norteamericano, sumidos en la desconfianza entre ellos, se espiaban constantemente hasta en los más nimios detalles y se enfrentaban en pequeñas guerras locales.

John Le Carré

John Le Carré

Y, como casi siempre, la realidad pasó a la literatura, dando lugar a la narrativa de espionaje, una suerte de novela negra en la cual la intriga era protagonizada por espías en vez de detectives y en la que los ambientes de los bajos fondos eran sustituidos por aristocráticos casinos mundialmente conocidos.

Fruto de este nuevo género son personajes tan populares como el James Bond de Ian Fleming, que ha hecho fortuna en el cine, y también los más complejos de John Le Carré, como el agente Smiley.

Le Carré (Poole, Reino Unido, 1931), cuyo nombre auténtico es David John Moore Cornwell, trabajó como profesor en la Universidad de Eton y perteneció al cuerpo diplomático británico, lo cual le proporcionaría conocimientos para sus novelas posteriores. Tras estas experiencias, se especializó en escribir relatos de suspense y espionaje que le han otorgado fama mundial. Sus agentes secretos son muy distintos del creado por Fleming, pues poseen una mayor complejidad y algún que otro ingrediente turbio.


Últimamente, la coyuntura histórica –caída del bloque del este y fin de la ‘Guerra fría’– le ha llevado a introducir en sus obras intrigas más actuales: terrorismo islámico, venta de armas o complots de la industria farmacéutica.

Universidad de Eton, donde Le Carré fue profesor

Universidad de Eton, donde Le Carré fue profesor

En ‘Un espía perfecto’, publicada en 1986, nos muestra a Magnus Pym, un agente secreto británico que desaparece sin dejar rastro. Su amigo y superior Jack Brotherhood inicia inmediatamente su búsqueda, pero también, por distintos motivos, los norteamericanos y los checos –a quiénes pasaba información-. Lo que todos desconocen es que Pym ha acudido durante años a descansar a una casa de huéspedes en la costa de Inglaterra y ahora se encuentra allí, concentrado en escribir una carta a su hijo Tom en la que hace un repaso de su vida y explica las razones de su conducta.

Por tanto, se trata de una novela de espías un tanto peculiar, ya que lo realmente importante es la reflexión del autor -por boca de su personaje- acerca de los motivos que llevan a una persona a ser espía y las consecuencias que ello tiene para su vida. De este modo, se nos presenta lo que podríamos calificar como la cara humana del espionaje. Le Carré es un auténtico experto en este tipo de narraciones y, por tanto, el relato está escrito con verdadera maestría.

Fotos: John Le Carré: Krimidoedel en Wikipedia | Universidad de Eton: Jeagagnon en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...