En el centenario de la muerte de Vital Aza

Hoy, día trece de noviembre, se cumplen cien años de la muerte de Vital Aza, genial autor de comedia ligera que, solo o en colaboración, escribió sesenta y ocho piezas de entretenimiento que le granjearon enorme popularidad en su época. Además, nos legó una curiosa ‘Historia cómica del mundo’.

Mieres (Asturias)

Una vista de Mieres (Asturias), donde Vital Aza pasaba los veranos

Afortunadamente, no toda la literatura se centra en inquietudes existenciales o filosóficas acerca de la condición humana ni en honduras trágicas. También hay otra que busca el mero entretenimientodel lector o espectador y, en muchas ocasiones, simplemente hacerle reír. Ésta última suele considerarse menos importante que la primera pero no es así, pues conseguir que una persona aparte sus problemas por unos momentos para pasar un rato divertido no es tarea fácil.

Por tanto, aunque suele hacerse, es injusto restar importancia a los escritores que se dedican a la comedia y al humor. Y, si de éstos hablamos, es necesario recordar hoy al asturiano Vital Aza (Pola de Lena, 1851-1912), de cuya muerte se cumplen precisamente en este día cien años y que se erigió durante décadas en dueño y señor de la comedia ligera que se representaba en Madrid.

Escribió la mayoría de sus obras en colaboración con otros autores, costumbre muy arraigada en su tiempo. De hecho, sus mayores éxitos los consiguió junto a Miguel Ramos Carrión (Zamora, 1848-1915) y la causa de sus triunfos nos la explica otro destacado intelectual, Narciso Alonso Cortés: «Daban al público, en perfecta forma literaria, los elementos cómicos que la época ofrecía, y los que él demandaba», ya que «eran verdaderos literatos». También colaboró con otros autores entonces muy populares pero hoy, quizá, injustamente olvidados como José Campo-Arana, Miguel Echegaray, Eusebio Blasco o Emilio Mario.

Vital Aza estudió medicina en Madrid, aunque nunca ejerció la profesión. Desde muy joven se dedicó al periodismo satírico, especialmente el que emanaba del «Bilis club», una tertulia literaria en la que también participaban Leopoldo Alas, «Clarín», y Armando Palacio Valdés. Así, comenzó a escribir para ‘El Garbanzo’, publicación humorística dirigida por el citado Eusebio Blasco.

Representación de una zarzuela

Vital Aza también escribió libretos de zarzuela. En la foto, representación de 'La Gran Vía'

Su primera comedia fue ‘¡Basta de matemáticas!’, estrenada en 1874. Tras ella, vendrían ‘Parada y fonda’ (traducida al Esperanto), ‘Los tocayos’, ‘El sombrero de copa’ o ‘El padrón municipal’, hasta completar una producción que alcanza las sesenta y ocho piezas, algunas de las cuales se han traducido al italiano, al portugués y al alemán. También cultivó la poesía satírica y nos ha legado una curiosa ‘Historia cómica del mundo’. El teatro de Vital Aza se caracteriza por un realismo de corte humorístico que basa su comicidad en situaciones confusas y en enredos, así como en el equívoco lingüístico. Son obras dirigidas a todos los públicos que rezuman optimismo y que buscan divertir al espectador. En cuanto a los géneros, cultivó todos los que se engloban dentro del calificativo de comedia ligera: el vodevil, el drama burlesco, el sainete, la parodia e incluso la zarzuela, tanto en prosa como en verso, para el que estaba especialmente dotado (se decía que nunca se le pudo hallar un ripio).

A modo de curiosidad, señalaremos que fue uno de los fundadores de la Sociedad General de Autores (la hoy tristemente famosa SGAE), aunque en su defensa debe decirse que la intención de sus creadores era el loable motivo de permitir que los escritores pudiesen vivir dignamente en un momento en que los derechos de autor no se respetaban. Con motivo del centenario de su fallecimiento, Pola de Lena, su localidad natal y donde un teatro lleva su nombre, le ha concedido el título de «Hijo Predilecto».

Fuente: ‘La Ratonera’.

Fotos: Gonmi y Goiena.net.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...