Zalacaín el Aventurero, de Pío Baroja

Esta obra cierra la trilogía sobre las Tierras Vascas de Pío Baroja. En ella se narran las aventuras del intrépido Martín Zalacaín de Urbía desde su nacimiento hasta su muerte de forma violenta. Se siguen las correrías del aventurero, muchas de ellas ambientadas en medio de la tercera guerra carlista, hasta los días en los que cae, víctima del resentimiento.

Cartel cinematográfico de la obra de Baroja

Cartel cinematográfico de la obra de Baroja

En un post anterior, en los inicios de este blog, hablamos de una gran obra como es Zalacaín el Aventurero, era una de las preferidas de Pío Baroja, de las que el autor se sentía más orgulloso. Hoy queremos ahondar en ella. Teniendo en cuenta que entre su producción se encuentran obras maestras como El árbol de la ciencia, no es una mala presentación para esta novela de aventuras ambientada en la vida de las Vascongadas del cambio de siglo, del XIX al XX.

Ese orgullo proviene de lo bien logradas que están las escenas de aventuras y enfrentamiento, dando a la obra un ritmo constante e intrépido que lleva en volandas al lector.

Sin duda, ese era uno de los puntos de diferencia, el rasgo característico de esta obra, frente a los clásicos de la misma época. Frente a la recreación de costumbres y ambientes que pregonaba la literatura del XIX, Pío Baroja rompe esas cadenas y presenta una obra llena de dinamismo y acción, valiéndose para ellos de técnicas provenientes del folletín y el relato popular, que hacen del texto una pieza muy accesible y de lectura ágil, responsables, en gran medida, del éxito de público que obtuvo.

La construcción de los personajes, en especial de Zalacaín, está armada a lomos de las peripecias, enfrentamientos, buenas dosis de suspense, acción, secuestro y fugas, para no perder ni un ápice del vivo ritmo que mantiene de principio a fin. Esa fue una de las revoluciones que Pío Baroja planteó frente a las literaturas previas.

Como ya mencionamos, la novela de aventuras de la que estaba tan orgulloso, rompía muchos de los moldes previos de lo considerado como alta literatura. Un cambio, un soplo de aire fresco, del que después bebieron muchos autores posteriores.

Moviéndose entre la picaresca, el aventurerismo y los encontronazos sentimentales, Pío Baroja cierra su trilogía de las Tierras Vascas, reflejando costumbres y modos de entender la vida que debían mantenerse frente al desorden de la modernidad que traían los avances tecnológicos. Zalacaín es el paladín del hombre de acción, perfectamente retratado en la obra, y lo será a lo largo de toda su vida, recorrida de cabo a rabo en las páginas del libro.

Un hombre sencillo, pero de valores claros e inamovibles. Un náufrago que no quiera dejarse arrastrar por la corriente de la Historia. El representante de un modo de vida que ya agonizaba y que, al final de la obra, se llevará la vida del protagonista, a manos del resentimiento, el señoritismo y la inmovilidad.

Puedes leer el libro gratis aquí

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...