“Allí donde se construyen los sueños, de Éric Marchal”

En esta historia una astrónomo descubre su gran pasión: el progreso. Todo muy cerca de la torre Eiffel

Éric Marchal te sorprenderá con Allí donde se construyen los sueños

Momentos cumbres de la historia pasada entusiasmados por pasajes espectaculares en conjunto con el éxtasis recreativo de la ficción, es lo que Éric Marchal logró encausar en su ya exitosa segunda novela, ‘Allí donde se construyen los sueños’.

La historia está ambientada en junio de 1863, contando las aventuras de un astrónomo llamado Clément Delhorme. Un amante de la ciencia apasionado por surcar los cielos de la ciudad de Granada a bordo de un enorme globo.

Padre de trillizos y casado con Alicia quien labora en la restauración de la Alhambra con el arquitecto Rafael Contreras. Nada detiene a Delhorme mientras persigue día con día el logro de su plan maestro: mirar todo a su alrededor desde el imponente cielo lusitano.

Persigue su objetivo con entusiasmo

Afortunadamente, un día logra conocer a otro impetuoso hombre de grandes sueños. Un joven ingeniero llega a la ciudad convirtiéndose entonces en pieza clave para que Delhorme logre lo que tanto se propone.

También de temperamento fuerte y una ambición sin límites, este chico de nombre Gustave Eiffel hará la dupla perfecta. A partir de entonces, el astrónomo encuentra la guía en el cumplimiento de su pasión por el progreso.

Cada uno se alimenta de la ambición del otro. El propio Eiffel tiene metas que terminan siendo mejoradas por Delhorme. La principal es la de construir un puente en Portugal con conexión en el Duero.

El sobrecogimiento que recibe el ingeniero de la ciencia y el arte unidos en familia es fundamental. Lo suficiente como para forjar su destino con la más noble entereza.

Dueño de una obra destacada

Se muestra casi como el causal detrás del reconocimiento, que luego obtendría como el maestre de la imponente Torre Eiffel y la evocadora Estatua de la Libertad.

Vanguardia, ambición, oda al progreso y la modernidad son las principales evocaciones de Eric Marchal, de profesión farmaceuta con pasión por las letras y el tiempo pasado.

Los calificativos de ‘Allí donde se construyen los sueños’ son tan ensoñadores como las metas de sus protagonistas y propio autor.

Pasión de ambos genios

En resumen es calificada como una historia renovada sobre la pasión de los destinos cruzados de dos genios. En una documentación tan bien escrita como planteada, que te trasladará con bastante gracia por uno de los periodos más innovadores de la humanidad.

Pero ‘Allí donde se construyen los sueños’ es mucho más que una novela histórica. Es fiel muestra que la pasión unida al conocimiento es la combinación perfecta para el estallido de grandes momentos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...