Bryce y la inocente mirada de Julius en un mundo imperfecto

Un mundo para Julius, de Alfredo Bryce Echenique, es ese mundo opaco, la otra cara de la moneda, el de la servidumbre con el que crece debido a que su familia parece no tener tiempo para él. Julius sufre la pérdida de su padre, y le toca soportar a su orgulloso padrastro. Luego pierde a su querida hermana Cinthia, con quien compartía su cariño hacia lo empleados y finalmente sufre la partida de Vilma, su nana, con quien se representa la unión entre ambas clases sociales.

Un mundo para Julius, de Alfredo Bryce Echenique, es ese mundo opaco, la otra cara de la moneda, el de la servidumbre con el que crece debido a que su familia parece no tener tiempo para él. Julius sufre la pérdida de su padre, y le toca soportar a su orgulloso padrastro. Luego pierde a su querida hermana Cinthia, con quien compartía su cariño hacia lo empleados y finalmente sufre la partida de Vilma, su nana, con quien se representa la unión entre ambas clases sociales.

Un mundo para Julius es la novela más emblemática del escritor peruano Alfredo Bryce Echenique. Es la primera novela del autor. Fue publicada en 1970 en Lima, aunque fue escrita en París. Con ella consiguió el Premio Nacional de Literatura en el Perú en 1974.

Una constante en su producción intelectual de Bryce es el planteamiento sociológico y la diferencia de clases, sin embargo, no lo plantea desde el punto de vista conflictivo, como una lucha revolucionaria sino más bien con una elegante ironía, acompañada de un humor de matices exquisitos e impecable rigor gramatical. La mirada de niño que tiene la obra, le da ese encanto natural, esa propicia travesura con que se realiza lo malo y lo bueno, pero con total inocencia.

Foto: Vagoneta



Un mundo para Julius es un libro adornado de un humor sensible y nunca amargo o sarcástico, que mantiene los episodios del relato por encima de toda calificación directa, reproduciéndolos con ternura y sensibilidad única.

En la temática de la obra se destaca las relaciones de Julius y Cinthia con la servidumbre, como la solidaridad, igualdad, confianza, cariño, ayuda, etc. Julius se muestra ante la servidumbre con mucha ternura. Ellos son su familia ya que su verdadera familia nunca se hallaba con él.

La novela es una mirada crítica a la clase alta limeña y evidencia la hipocresía, el racismo y la división entre clases sociales presentes dicha sociedad. Un mundo para Julius es posiblemente su novela más representativa de esta temática social.

El relato es sobre la vida de Julius, un niño perteneciente a una adinerada familia de Lima. La niñez de Julius transcurre entre la servidumbre y la superficialidad de su familia. Cada personaje de esta novela representa algo de la sociedad, el padre de Julius, Santiago, representa a la vieja aristocracia, mientras que su madre, Susan, representa a la aristocracia actual, pero que no escapa de la superficialidad.

Los padres, los padrastros y los hermanos, excepto de Julius y Cinthia, son productos de la educación recibida tanto en el hogar y en la escuela como también en la sociedad que se adhiere a los valores de aquella oligarquía.

Julius quedó huérfano de padre a los 2 años. Susan, su madre, quiere mucho al niño, pero antepone a este sus compromisos sociales, sus actividades deportivas y sus relaciones sentimentales las cuales la conducen finalmente a un segundo matrimonio con un acaudalado miembro de su mismo estrato social, Juan Lucas, quien cambia el estilo de vida que la familia había tenido hasta el momento. La relación de Juan Lucas y Julius no es buena, el padrastro se refiere al pequeño como un afeminado y gilipollas debido a la ingenuidad del niño.

Julius lleva una magnifica relación con su hermana Cinthia, con quien comparte muchas anécdotas, la mayoría de ellas junto a la servidumbre, ya que ambos eran del pensamiento que la servidumbre era como ellos y debían ser tratados de igual forma que cualquier otro. Pero Julius también pierde a su hermana, quien muere victima de tuberculosis, pese a ser atendida en las mejores clínicas del Perú y de Estados Unidos, la familia rica nada puede hacer frente a la naturaleza. Ella era la única persona que le demostraba afecto. Es por esto que Julius crece en el desconcierto y verdadera soledad.

La familia de Julius viaja a Europa para olvidar la pena de la muerte de Cinthia, pero Julius se queda por estar mal de salud. Ante esta soledad, Julius lleva su vida junto a la servidumbre de la casa. Los hermanos mayores de Julius, ya se están graduando de sus colegios bilingües y sus ocupaciones e intereses no son compatibles con las de aquel. Estos son muy distintos en su comportamiento frente a la servidumbre, ya que los tratan con soberbia y desdén.

Foto: El día que me quieras

Esta situación empuja a Julius a intimidar mucho más con la servidumbre, que por cierto es más numerosa que la familia misma, a compenetrarse con ellos más que con su misma gente y a aprender de sus comportamientos lecciones de vida que no aprendería nunca con los suyos. Esto no significa que Julius no tenga clara su posición de superioridad social con ellos, sabe que el tiene poder frente a ellos, pero prefiere tenerlos como amigos mas que como empleados. Vilma es la empleada que cuida del niño, naciendo entre ellos un cariño especial, como de madre a hijo.

Julius, un niño en plena edad de conocimiento y aprendizaje ante distintas cosas, quiere vivir libremente sin prejuicios ni discriminación, quiere vivir con toda clase de gente, y tener unas relaciones de manera normal, no como su padrastro, que es incapaz de amar y de sentir la humanidad en su interior.

La obra describe magistralmente la concepción de una moral introducida por la alta sociedad, y que se quiebra en un niño que se ve forzado a intimar emocionalmente con la clase más desfavorecida, donde se encariña y descubre la visión de su familia, una a la que opone  conceptual desacuerdo por no sentirse identificado con ella.

Julius entre en un conflicto moral, sin entender todavía lo que la moral precisas por mediar una edad bastante menor, pero ya empieza a esbozar las injusticias que su rango económico comete con los desfavorecidos, una injusticia que ya su se muestra en abuso físico ni violento, sino que ahora se disfraza mediante el abuso y la explotación, la desconsideración por el pago del trabajo y el desentendimiento al lado humano de la servidumbre que sólo es viste como un servicio casi, como la misma utilidad que puede conceder un cubierto o una prenda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...