Collura, el otro comisario de Andrea Camilleri

El creador del gran Salvo Montalbano también ideó a este personaje, muy diferente al investigador de Vigàta.

Premio Andrea Camilleri

El italiano Andrea Camilleri (Porto Empédocle, 1925) es mundialmente conocido por su magistral creación Salvo Montalbano, comisario de Vigàta, el imaginario pueblo de Sicilia que tanto se parece al natal del escritor. Este personaje, que debe su nombre a Manuel Vázquez Montalbán, con su mal carácter, su pasión por la comida y por su tierra y su perspicacia para resolver los casos, ya tiene por derecho propio su lugar entre los grandes detectives de libro.

Y, como él, también sus impagables secundarios: el forense Pasquano, siempre de mal humor; sus auxiliares Fazio, Galluzo y, sobre todo, “Mimí” Augello o el inigualable “Catarella”, cuyo endiablado modo de hablar provoca las iras de Montalbano.

Pero resulta que, además de crear todo este universo siciliano, Camilleri había ideado otro singular investigador al que las editoriales españolas mantenían oculto. Y eso que debutó en 2002 con el volumen de relatos ‘Las investigaciones del comisario Collura’. Sin embargo, hasta ahora no nos lo habían traído a España. Se llama, justamente, Vincenzo “Cecé” Collura y, aunque también es siciliano, dista mucho de su famoso comisario.

Porque Collura es, en sus métodos, más parecido al Poirot de Ágatha Christie que al buen Montalbano. Nació por encargo de ‘La Stampa’ para unas páginas veraniegas o, por mejor decir, fue recuperado, puesto que Camilleri lo tenía ya en mente cuando empezó a escribir narrativa policíaca. Lo que sucedió fue que optó por el genial comisario.

A diferencia de éste, que se mueve por todo el microcosmos de Vigàta, Collura debe aclarar los misterios que se le presentan a bordo de un crucero al que ha ido para reponerse de un tiroteo. Junto a él, como no podía ser menos, está el subcomisario Scipio Premuda.

En ‘Las investigaciones del comisario Collura’ ambos tienen que desentrañar asuntos tales como el robo de unas piedras preciosas, un extraño fantasma que se aparece o el caso de dos gemelos que se intercambian. Sin duda, la obra es excelente pero dista mucho de la hondura y el vigor que tienen las protagonizadas por Montalbano. Claro que, con el tiempo, quizá le iguale.

Vía: ‘El Mundo’.

Foto: Associazione Amici di Piero Chiara.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...