¿Cuántas personas acaban los libros que empiezan?

¿Sabes cuántas personas abandonan los libros que empiezan?

¿Cuántas personas acaban los libros que empiezan?

Periódicamente se publican listas sobre cuáles son los libros más vendidos o más recomendados. Sin embargo, no existe ningún dato de carácter oficial acerca de cuántas personas acaban los libros que empiezan. Jordan Ellenberg, un prestigioso matemático que actualmente trabaja como investigador en la Universidad de Wiscosin, sentía mucha curiosidad por saber qué porcentaje de personas acaban los libros.

Más allá de las apariencias sociales, es interesante destacar que los libros más densos o cuya lectura requiere de mayor complejidad, son los que mayormente no se terminan. Para llegar a esta conclusión, el matemático obtuvo información de los macrodatos de Amazon, el gigante del comercio electrónico, que señala cuántas personas citan diferentes frases de los libros.

Fue así como realizó una fórmula para comparar la frecuencia con la que los usuarios citaban frases del principio y del final de los libros. Todo con el objetivo de tener una idea aproximada acerca de la propensión por parte de los lectores a terminar el libro que habían empezado. Para ello, tomó el promedio de los números de página de las cinco citas más destacadas del libro, y los dividió por el número total de páginas.

La cifra resultante de dicha operación es el promedio de hasta dónde han llegado a leer los lectores en Kindle, en libro electrónico. El matemático extrajo datos muy curiosos e interesantes de dicha investigación.

«Pensar rápido, pensar despacio», la novela del Premio Nobel de Economía Daniel Kanheman apenas la terminaron el 7% de los lectores. En el libro el economista explica cuáles son los dos sistemas que modelan el pensamiento humano. Por un lado, un sistema intuitivo, emocional y rápido. Y, por otro lado, un sistema lógico y lento. Una reflexión acerca de cómo pensamos, con la que Kanheman consigue revelar cuándo es posible confiar simplemente en la intuición, y cuándo no.

Por el contrario, «El jilguero», la novela de Donna Tartt se la acabaron el 90% de los lectores. La historia empieza con una explosión en el Metropolitan Museum hace una década, en la que desapareció un jilguero de plumas doradas. Se lo llevó Theo, un joven que acabó cayendo en el mundo de las drogas y la delincuencia. Al cabo de un tiempo, de nuevo en las calles de Manhattan, un pequeño anticuario y un bulto sospechoso que pasa de mano en mano hasta llegar a Holanda crean una trama de suspense única.

Son dos libros que se han vendido mucho. Sin embargo, no se leen de la misma manera.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...