El Americano Impasible, Graham Greene

Estamos ante la obra fundamental del británico Graham Greene (1904-1991), junto con El Tercer Hombre (que es indudablemente más conocida que la que constituye esta reseña).

Graham Greene, novelista de amplia y prestigiosa trayectoria periodística, se inspiró en su cargo de corresponsal en Indochina, en 1954, para concebir esta novela, que se publicaría un año más tarde.

De esta forma, el relato está protagonizado por un veterano corresponsal de guerra inglés afincado en Saigón, llamado Thomas Fowler, que cubre la información sobre la rebelión de los vietnamitas contra los colonos franceses. El ambiente de guerra, violencia e incertidumbre se acentúa aún más cuando su mujer, por medio de una carta, le niega el divorcio por sus creencias católicas. Esto supone un enorme obstáculo para Fowler, que desea casarse con Fuong, una bella nativa que le ha hecho resurgir en el terreno afectivo-sexual.

La llegada del americano impasible, llamado Alden Pyle, un niño de papá, licenciado en Harvard, ingenuo, arrogante y excesivamente educado, trastoca la agitada pero rutinaria vida de Fowler, de forma que le hace replantearse su condición moral y llega a diversas situaciones límite, como por ejemplo el hecho de que Fuong, harta de esperar a que Fowler se divorcie, termina yéndose con Pyle.

La amplia visión de la política, de las costumbres occidentales y también las orientales, de la condición humana, de los actos violentos y la desesperación, hacen de El Americano Impasible una novela completísima a pesar de su ajustada extensión. La capacidad de observación que demuestra Greene es impresionante, hasta el punto de que consigue sumergir al lector en el ambiente vietnamita de la época sin apenas dificultades, y recrea unos diálogos entre Fowler y Pyle ciertamente memorables, que enriquece el perfilamiento de los dos personajes, de forma que se pueda tener cierta empatía por uno y por otro, con cierta alternancia, a pesar de sus miserias, a pesar de su egoísmo.

El estilo no es muy brillante: correcto, sin más. Y si atendemos a las traducciones de la novela que se nos proporcionan en España, puede uno llegar a pensar que la forma de escribir de Greene puede tacharse de mediocre. Sin embargo, las carencias del autor en cuanto a estilo se ven perfectamente eclipsadas con la alta carga emotiva y misteriosa del contenido. El ritmo trepidante, unido al contexto (una guerra de guerrillas), hacen que la obra pueda ser considerada una novela de acción.

Graham Greene demuestra en este relato que sabe demasiado de lo que habla. Esto, en muchas ocasiones, lo convierte en un defecto. Por suerte, en este caso, es una de las mayores virtudes del libro, que si bien no es una obra maestra, es una novela muy recomendable, y en ningún caso deja indiferente al lector.

El Americano Impasible ha visto dos adaptaciones al cine: una de 1958 de Joseph L. Mankiewicz, demasiado arbitraria y efectista, y otra de 2002 del experto en thrillers Philip Noyce, mucho más acertada, con un gran Michael Caine como Thomas Fowler y un adecuado Brendan Fraser como Alden Pyle.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...