El curioso incidente del perro a medianoche

Aunque El curioso incidente del perro a medianoche podría considerarse como una novela de aventuras, se trata sin duda de una de las obras más originales de la narrativa de estos últimos años. Es original por su protagonista, Christopher Boone, un chico de quince años que sufre de cierto tipo de autismo (síndrome de Asperger, creo que se denomina), por su planteamiento (es el propio Christopher quien hace de narrador) y porque, aunque pueda parecer lo contrario cuando iniciamos la lectura, pues no debemos olvidar que quien nos habla padece un trastorno que le impide relacionarse de manera normal con quienes le rodean y experimentar los sentimientos y emociones que cualquier otra persona experimenta, es un libro que trasmite a la perfección esos sentimientos y esas emociones que su protagonista a duras penas es capaz de interpretar.

incidente-perro.jpg

A lo largo de la narración conoceremos a Christopher, sus preocupaciones, sus limitaciones, sus aficiones. Descubriremos que si hay algo que Christopher necesita para enfrentarse al complicado mundo que le rodea es sin duda sentirse seguro, y esa seguridad la encuentra en las matemáticas. Posee una capacidad más que sobrada para esta materia, y le encantan las matemáticas, porque son pura lógica, permiten encontrar una solución exacta para cada problema, y sólo a través de ellas es a veces capaz de entender, a su manera, esos sentimientos que él no experimenta. En cuanto a sus problemas de conducta, Christopher enumera algunos de ellos: no puede hablar durante mucho tiempo, no le gusta que le toquen, no le gusta estar en sitios pequeños con otras personas, gime o grita cuando se encuentra enfadado o confundido, no sonríe, no le gustan las cosas amarillas o marrones, no se come la comida si las diferentes clases de alimentos se tocan entre sí…

El estilo del autor, Mark Haddon, trata también de ayudarnos a comprender cómo funciona el cerebro de Christopher. Así, los capítulos se enumeran utilizando los números primos (que a Christopher son los que más le gustan), la narración se alterna con el uso de números, fórmulas matemáticas, dibujos, símbolos, mapas, etc., con los que el protagonista trata de completar las descripciones de los lugares y de los hechos que se van sucediendo desde el momento en que decide investigar el extraño incidente de la muerte del perro de su vecina.

Creo que no conviene añadir más sobre la trama de la novela porque, poco después de esos capítulos iniciales que nos ayudan a comprender un poco mejor la complejidad del protagonista, el lector descubrirá un hecho fundamental para el desarrollo y desenlace de esa trama, y que da un giro inesperado a la narración. Entonces descubrirá que es también una novela de sentimientos, de emociones, muy humana. De ahí la importancia de no desvelar ningún detalle más acerca de la historia que nos contará Christopher.

mark-haddon.jpg

El hecho de que Mark Haddon haya logrado plasmar de forma tan brillante el complejo mundo interior de Christopher se debe seguramente a que, tras licenciares en Literatura Inglesa por la Universidad de Oxford, trabajó con personas que padecían deficiencias físicas y psíquicas. Ilustrador, pintor, poeta y profesor de escritura creativa, es autor, además, de quince libros infantiles. Aunque es sin duda esta novela la que le ha dado fama mundial (ha sido traducida a 35 idiomas).

Son razones más que suficientes para recomendar la lectura de esta breve novela, que gustará más o menos pero que seguramente no dejará indiferente al lector.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...