‘El gusano de seda’, lo nuevo de J. K. Rowling

La creadora de Harry Potter vuelve a utilizar el pseudónimo «Robert Galbraith» para ofrecernos el segundo caso de Cormorán Strike.

J.K. Rowling

Cuando la escritora británica J. K. Rowling (Yate, South Gloucestershire, Inglaterra, 1965) agotó el filón de Harry Potter, decidió escribir novelas para adultos. Así, publicó ‘Una vacante imprevista’, que refleja las pequeñas miserias de la vida en un pueblo británico y que fue recibida con diversidad de opiniones: mientras para unos (‘The New York Times’) resultaba «aburrida y decepcionante», para otros (‘Time’) resultaba un magnífico retrato «irreverente de la Inglaterra contemporánea».

Quizá por ello, Rowling cambió de registro. Se buscó un pseudónimo y escribió una novela policíaca. Apareció así ‘El canto del cuco’, firmada por Robert Galbraith y publicada en 2013.

Y, como no podía ser menos, también creó un detective «de cabecera»: Cormorán Strike, veterano de la guerra de Afganistán y perseguido por sus acreedores, que debía averiguar si la muerte de la supermodelo Lula Landry fue realmente un suicidio. La verdad es que, tras descubrirse oportunamente que Galbraith era Rowling, las ventas de la obra se dispararon y ha sido un éxito.

Por ello, la creadora del mágico mundo de Hogwarts ha continuado por esa línea y el próximo diecinueve de junio llega a las librerías británicas ‘El gusano de seda’, un nuevo caso de Strike y su ayudante Robin Ellacott. Publicada por Little Brown, en esta ocasión los investigadores deben averiguar quién mató al novelista Owen Quine. Y los sospechosos son muchos pues la víctima había escrito varios perfiles biográficos, a cada cual más insultante, de personas de su entorno.

No obstante, uno de los temas secundarios de la trama es un asunto de plena actualidad: las escuchas telefónicas, ya que uno de los personajes es un periodista que las utiliza, según ha adelantado Press Association. Y es que Rowling es muy sensible a todo lo relacionado con el acoso de cierta prensa a los famosos, pues ella misma lo sufrió y ha abogado por que se regule.

Vía: ‘La Vanguardia’.

Foto: Executive Office of the President en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...