El haiku de las palabras perdidas, de Andrés Pascual

Tras ‘El guardián de la flor de loto’ y ‘El compositor de tormentas’, llega a las librerías españolas ‘El haiku de las palabras perdidas’ la nueva novela de Andrés Pascual que resucita una historia de amor interrumpida por la caída de la bomba atómica sobre la ciudad de Nagasaki.

Nagasaki, agosto de 1945: Kazuo, un muchacho occidental afincado en Japón, y Junko, la bella hija de una diseñadora de arreglos florales, han acordado encontrarse en una colina para sellar su amor adolescente con un haiku que esconde un secreto sobre su relación. Podría haber sido un momento feliz, el más feliz de todos los de su existencia, pero el destino es caprichoso y minutos antes de que llegue la hora del encuentro, el estallido de la bomba atómica convierte la ciudad en el peor de los infiernos.

Tokio, agosto de 2010: Emilian Zäch, un arquitecto suizo cuya vida se está desmoronando, asesor de Naciones Unidas y defensor de la energía nuclear, conoce a una galerista de arte japonesa. Por la que se siente inmediatamente atraído. La joven está obsesionada con encontrar al antiguo amor de un antepasado y él hará todo lo posible por ayudarla en su empeño, sin saber que su propia vida y la de los antepasados de la joven corren en paralelo de un modo muy similar.

Portada de la novela de Andrés Pascual

A través de estas dos historias Andrés Pascual construye ‘El haiku de las palabras perdidas’ (Plaza y Janés), una novela que teje una emotiva trama sobre la importancia de asimilar las tragedias del pasado para enfrentarlos retos del presente y escribir nuestro propio destino.
Como ya sucediera en sus anteriores obras ‘El guardián de la flor de loto’ y ‘El compositor de tormentas’, Andrés Pascual cuida en esta obra cada detalle de la ambientación de la historia. No sólo podemos percatarnos de la exhaustiva investigación sobre la cultura japonesa que permiten que el lector se impregne de la historia como si él mismo estuviese viendo los paisajes y situaciones que describe el autor (no en vano Pascual ha recorrido esos lugares en sus múltiples viajes) sino que también se aprecia una reflexión sobre cómo los seres humanos nos comportamos muchas veces de manera impredecible y como el hombre es, en la mayor parte de los casos, el peor enemigo de sí mismo.

La necesidad de conocer nuestro pasado para poder vivir nuestro presente y la importancia de vivir cada momento al máximo ante la imposibilidad de saber que nos deparará el futuro es otro de los mensajes que se desprenden de la novela, que también nos hace preguntarnos si realmente merece la pena correr riesgos como los que plantea la energía nuclear, que ha azotado dos veces a Japón (en las bombas atómicas y con las fugas de radiación de Fukushima) y que tristemente está de nuevo de actualidad.

Una novela que sorprende, enternece y hace pensar que seducirá hasta a los lectores más exigentes.

Fuente: Plaza y Janés

Imagen facilitada por Plaza y Janés

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...