‘El método del cocodrilo’, de Maurizio de Giovanni

Un policía apestado a la caza de un siniestro asesino que deja unas lágrimas en el lugar del crimen, novela negra en estado puro.

Napoles, Palacio Donn'Anna

La novela policíaca tradicional presenta unas características y técnicas determinadas que la configuran como género. Pero algunos autores van un paso más allá y la combinan con la narrativa histórica. Es el caso, por ejemplo, del escocés Philip Kerr, cuyo personaje habitual, el detective Bernie Gunther, se mueve por la Alemania nazi de entreguerras. Y también del italiano Maurizio de Giovanni (Nápoles, 1958), quien ambienta las andanzas de su comisario Ricciardi en la Italia fascista.

Claro que éste último da otra vuelta de tuerca a la novela policíaca, pues añade a sus relatos un componente sobrenatural. Y es que Ricciardi tiene un don al que llama «el asunto»: es capaz de ver a las personas asesinadas y escuchar su último pensamiento, algo que facilita no poco sus pesquisas pero también resulta torturante para él.

De Giovanni ha escrito un buen número de novelas protagonizadas por este personaje. Pero sólo cinco han sido traducidas al castellano: las cuatro agrupadas en torno a las estaciones del año y que comenzaron con ‘El invierno del comisario Ricciardi’ y una quinta titulada ‘Con mis propias manos. La Navidad del comisario Ricciardi’. No obstante y como también hacen otros autores, ha creado otro personaje para sus relatos policíacos: el inspector Giuseppe Lojacono, esta vez coetáneo a nosotros y cuyo primer caso llega ahora a España. Se titula ‘El método del cocodrilo’ y -como las aventuras de Ricciardi- está ambientada en el Nápoles donde nació y vive De Giovanni.

Lojacono tiene un pasado tormentoso: fue acusado de trabajar para la Mafia y lo perdió todo, muy pocos le dirigen la palabra e incluso su mujer y su hija se apartaron de él. Ahora se pudre en un trabajo administrativo dentro de la comisaría. Sin embargo, cuando un adolescente aparece asesinado, llega antes que nadie al lugar del crimen. Es la primera víctima de un individuo al que los periódicos bautizarán como «el Cocodrilo» porque, como éste que tras matar a sus vástagos llora, deja unas lágrimas en la escena.

Lojacono percibe que este criminal tiene una semejanza con él: resulta invisible para todos y ello facilita su despiadado «modus operandi». Sólo que uno encarna al Bien y otro al Mal y, en consecuencia, se dedicará a atraparlo. De Giovanni ha construido una excelente novela policíaca que camina de forma ascendente hacia un tenso final. Y Lojacono, humano y oscuro a un tiempo, es un personaje muy logrado. Por si ello fuera poco, también algunos secundarios resultan interesantes: Giuffré, otro policía apestado; la jueza Laura Piras, o Letizia, dueña del local donde el protagonista suele comer.

Vía: ‘Roja y Negra’.

Foto: Armando Mancini.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...