‘El paciente’, de Juan Gómez-Jurado

Un magnífico relato cuya premisa inicial ya engancha al lector, que se siente identificado con el protagonista.

Juan Gomez Jurado

Uno de los elementos fundamentales que debe tener una buena novela de intriga es partir de una premisa que capte el interés del lector o, mejor aún, de una situación con la que éste pueda verse identificado. Si a ello añadimos un desarrollo narrativo ágil, seguirá la trama hasta el final compartiendo las angustias del protagonista y le será realmente difícil abandonar el libro. Y en todo ello se ha mostrado como un maestro Juan Gómez-Jurado (Madrid, 1977) en su novela ‘El paciente’, publicada hace unas semanas por la Editorial Planeta.

Claro que su facilidad para hacerlo no es nueva. Periodista de larga trayectoria, se inició en la Literatura con ‘Espía de Dios’, donde narraba las andanzas de un asesino en serie por el Vaticano. Traducida a varios idiomas, le proporcionó reconocimientos como el Premio al Mejor Debut Internacional de la Thrillers Writers Association.

Tras ella, vendría ‘Contrato con Dios’, en la que un millonario financia la “Expedición Moisés”, cuyo objetivo no es otro que hallar el Arca de la Alianza, por la que también se interesan el Mossad, el Vaticano y un terrorista islámico. Ambas novelas, que siguen la línea de ‘El código Da Vinci’ de Dan Brown en el sentido de fantasear con la Historia del Cristianismo, le granjearon una excelente reputación como autor de “Best sellers”. Después vendrían ‘El emblema del traidor’, Premio Ciudad de Torrevieja, y ‘La leyenda del ladrón’, un relato histórico de aventuras ambientado en la cosmopolita Sevilla del siglo XVI.

En cuanto a ‘El paciente’, como decíamos, su primer acierto es partir de una situación trágica con la que el lector se siente identificado: David Evans, un reputado cirujano, ve como su hija Julia es secuestrada por un psicópata. Para volver a verla con vida, debe dejar morir a su próximo paciente, una circunstancia que choca contra todos los principios de la Medicina en particular y de la Humanidad en general.

Evans no entiende lo que le está pasando hasta que descubre que ese paciente al que tiene que dejar morir es nada menos que el Presidente de Estados Unidos, objetivo de ese peculiar magnicidio. Por si el dilema ético presentado fuera poco, la novela, que transcurre a lo largo de sesenta y tres horas angustiosas, tiene un ritmo trepidante que ayuda a enganchar al lector. Se trata, en suma, de un excelente “thriller” que ha permitido a Gómez-Jurado ganarse el calificativo de “Ken Follet español” para la revista ‘Kulturamagazìn’.

Vía: Web oficial del escritor.

Foto: Gonzalo Malpartida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...