Gisbert Haefs recrea la historia de Troya

El escritor germano no se centra sólo la epopeya de la ciudad sino que también nos ofrece un mosaico de todo el Mediterráneo Oriental en el siglo II antes de Cristo.

troya

Desde sus primeras referencias literarias en la ‘Ilíada’ y la ‘Odisea’ de Homero, la ciudad de Troya estuvo vinculada a la epopeya. Lo fue su famosa guerra e incluso así puede calificarse la contumacia y el esfuerzo de Heinrich Schliemann para descubrirla en 1871, tras gastar todos sus ahorros en unas excavaciones que la Arqueología oficial tildaba de delirios románticos y que, finalmente, resultaron fructíferas. Desde entonces, la legendaria ciudad ha despertado el interés de cineastas, pintores, escultores, músicos o novelistas.

Entre éstos, uno de los último en interesarse por la también conocida como Ilión ha sido el germano Gisbert Haefs (Wachtendonk, Renania-Westfalia, 1950), quien acaba de reeditar en España ‘Troya’ de la mano del sello Edhasa.

Claro que el histórico es tan sólo uno de los géneros narrativos cultivados por Haefs, quien curiosamente se inició en la Literatura como traductor al alemán de autores como Jorge Luis Borges o Adolfo Bioy Casares (estudió Filología Española en la Universidad de Bonn). Como novelista, el germano cuenta con una amplia trayectoria en el policíaco. Su personaje principal es el orondo detective Balthasar Matzbach protagonista de títulos como ‘Asesinato en la colina’ o ‘Y en lo alto un cuervo’. Así mismo, ha cultivado Haefs la ciencia ficción con la serie de Dante Barakuda, encargado de mantener el orden en el perdido planeta Shilgat.

En cuanto a su producción histórica, el escritor germano se ha ocupado de novelar la vida de personajes tan relevantes como el general cartaginés Anibal, que puso en jaque a la mismísima Roma, el gran conquistador macedonio Alejandro Magno o Julio César. Incluso se ha ocupado de la espiritualidad india en ‘Rajá’. Volviendo a ‘Troya’, Haefs narra la gran epopeya de la ciudad convirtiendo en personajes a Ulises, Helena, Menelao, Aquiles o Paris, quienes conviven con otros de ficción como el mercader asirio Awil-Ninurta.

El novelista alemán sabe conjugar, además, lo legendario, lo real y lo puramente ficticio para crear un mosaico de la vida en el Mediterráneo Oriental allá por el siglo II antes de Cristo, una época decisiva en la formación de la cultura occidental tal como la conocemos hasta hoy. En lo que respecta al estilo, nos hallamos ante un escritor con oficio que sabe ir desarrollando paulatinamente la obra de tal suerte que mantiene el interés del lector, algo a lo que colabora una prosa directa y ágil. Sin duda, un libro interesante.

Vía: ‘Hislibris’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...