John Banville como Raymond Chandler

El escritor irlandés ha tomado a Philip Marlowe, legendario personaje de Chandler, para protagonizar ‘La rubia de ojos negros’.

Casa de Raymond Chandler

En los últimos tiempos, se ha puesto de moda que novelistas consagrados recuperen a personajes míticos del género negro creados por otros colegas. Si hace unos días Sophie Hannah presentaba en Barcelona ‘La cuna vacía’, primera secuela autorizada del investigador Hércules Poirot ideado por Ágatha Christie, y William Boyd se ponía en la piel de Ian Fleming para contarnos una nueva aventura de James Bond en ‘Solo’, ahora llega a las librerías españolas una nueva historia del detective Philip Marlowe, cincuenta y cinco años después de la muerte de su creador, Raymond Chandler.

Considerado junto al Sam Spade de Dashiell Hammett el más grande personaje de la novela negra norteamericana, el duro Marlowe apareció por primera vez en ‘El sueño eterno’, publicada en 1939, y desde ese momento se convertiría en el héroe de las mejores historias de Chandler como ‘Adiós, muñeca’, ‘La dama del lago’ o ‘El largo adiós’.

Ahora otro novelista conocido, el irlandés John Banville (Wexford, 1945), ha tomado el relevo del escritor norteamericano para escribir una nueva aventura del legendario Marlowe. Se titula ‘La rubia de ojos negros’ y acaba de ser publicada en España. La elección de autor es acertada, pues Banville lleva años alternando la narrativa generalista con la policíaca, ésta última bajo el pseudónimo de “Benjamín Black”. A la primera pertenecen obras como ‘Birchwood’, ‘El libro de las pruebas’ o ‘El mar’ (Premio Booker en 2005). En cuanto a la segunda, debutó con ‘El secreto de Christine’ en 2006 y -como no podía ser de otra manera- en ella aparece su personaje “de cabecera”. Se trata de Quirke, un médico forense dublinés con un triste pasado y gusto por la bebida.

Tras la citada, Banville continuaría la serie de este personaje en otras cuatro novelas: ‘El otro nombre de Laura’, ‘En busca de April’, ‘Muerte en verano’ y ‘Venganza’. Por tanto, el escritor irlandés cuenta con abundante experiencia en la narrativa policíaca, algo imprescindible para atreverse a seguir la estela de un mito del género como Chandler.

Y la verdad es que no lo ha hecho mal porque ‘La rubia de ojos negros’ es una excelente novela. Nos sitúa a principios de la década de los cincuenta. Como casi siempre, el negocio de Marlowe atraviesa horas bajas. Entonces, recibe la visita de Clare Cavendish, una mujer hermosa y rica que le encarga buscar a un antiguo amante llamado Nico Peterson. Comienza la aventura.

Aunque Chandler poseía una prosa literaria cuidada para lo que se estilaba en la novela negra estadounidense, es necesario decir que Banville le supera en cuanto a calidad estética. Y es que el autor irlandés es, posiblemente, el más fino estilista de la narrativa británica actual y, si bien confiesa que en sus historias detectivescas se preocupa menos de retocar su prosa, escribe muy bien. Desde luego, ‘La rubia de ojos negros’ está a la altura de su modelo. Pero, sin dudarlo, nosotros preferimos al original.

Vía: Editorial Alfaguara.

Foto: Pablo Sánchez.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...