La casa de los espíritus

La Casa de los espíritus es la primera novela de Isabel Allende y la que la encumbró a la cima de la literatura latinoamericana. En ella se narra la historia de la familia Trueba y de su patriarca, el brutal Esteban Trueba. Los acontecimientos históricos del pasado reciente de Chile se mezclarán con el devenir de esta familia, que acabará en la desintegración total de la misma. Violencia y realismo mágico se entremezclan en esta obra imprescindible del siglo XX.

Glenn Close como Férula y Meryl Streep como Clara en la adaptación de Bille August

Glenn Close como Férula y Meryl Streep en el papel de Clara en la adaptación para el cine de Bille August

Leí por primera vez La casa de los espíritus siendo todavía demasiado joven como para comprender la densidad contenida en el libro. Recuerdo que me impresionó profundamente la crudeza con la que la que la autora se acerca a la muerte y a la belleza. La carnalidad que se desprende de cada uno de sus párrafos al tiempo que la violencia vehiculizada a través del protagonista masculino: Esteban Trueba.

El personaje de Esteban es el tronco corroído desde el cual nacen las ramas que articulan a los demás personajes. Cada uno de ellos contará una historia distinta pero todas tendrán que ver con la estirpe iniciada por este hombre brutal y de instintos animales. Pero el patriarcado no será presentado en la novela como algo sagrado e inamovible sino, como hemos dicho, como una suerte de tronco podrido desde la base. Todo aquello que se cruce con él se verá corrompido en un momento u otro.  La decadencia, la desintegración de la familia, las venganza y el papel de la mujer en la sociedad chilena serán algunos de los puntos fuertes del libro.

Una de las características de Isabel Allende es el modo en que utiliza el realismo mágico para dotar a sus obras de momentos particularmente oníricos, quizás con la voluntad de dejar respirar al lector de la violencia que recorre el relato de principio a fin. Una violencia que en ocasiones se manifestará en su vertiente física o sexual y que muchas otras veces lo hará como una especie de atmósfera que destruirá todo a su paso. No obstante Allende deja sitio para el amor y la pasión, si bien siempre truncados por devenires familiares o históricos.

Winona Ryder como Blanca y Antonio Banderas como

Winona Ryder como Blanca y Antonio Banderas como Pedro Tercero

De hecho, la historia en minúsculas se inscribe en una Historia con mayúsculas: las peripecias y los pesares de la familia Trueba son el relato mismo de una época convulsa en Chile. Durante el relato se suceden el periodo postcolonial, el triunfo del partido comunista y el derrocamiento de Salvador Allende mediante el golpe de estado, apoyado por la alta burguesía conservadora. Del mismo modo, si Emilio Esteban representa el patriarcado, su influjo no se limitará a la propia familia: el núcleo se hará más amplio hasta llegar a la lucha obrera.

Así, con las libertades que propone el escribir sobre una gran saga familiar que es al tiempo una panorámica del pasado reciente de Chile, la autora, haciendo gala de una sensibilidad y precisión extremas, dota a sus personajes con rasgos totalmente definidos. Esto hará que cada uno de ellos se instale en un rincón de nuestra mente hasta mucho después de haber acabado el texto.

La primera novela de Isabel Allende nos transmitió la historia de una extravagante y disfuncional familia. Si bien no he vuelto a leer una obra de Allende que me provocara los mismo sentimientos verdad es que, gracias a La casa de los espíritus, la autora se erigió como una de las grandes dentro del panorama de la novela moderna latinoamericana del pasado siglo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...