‘La isla de las mariposas’, de Corina Bomann

Una novela romántica ambientada en lugares exóticos que nos lleva al pasado e incluye sus buenas dosis de intriga.

Libro La isla de las mariposas

En los últimos años, se ha puesto de moda un género narrativo nuevo al que la crítica denomina “landscape” y que no es tal sino más bien una combinación de varios de los tradicionales. Presenta elementos de la novela histórica y la romántica pero, sobre todo, se caracteriza por llevarnos a destinos exóticos. Ejemplos de él son la ‘Trilogía de los maoríes’ que la germana Sarah Lark ambientó en Nueva Zelanda o, por citar a una española, ‘Palmeras en la nieve’ de Luz Gabás, que nos traslada desde el Pirineo oscense hasta Fernando Poo.

Otra muestra de este género es ‘La isla de las mariposas’, de la también alemana Corina Bomann (Parchim, 1974) quien obtuvo su primer éxito internacional con ella y repitió experiencia con ‘El jardín a la luz de la luna’.

Hace diez años, Bomann dio un giro radical a su vida: abandonó su trabajo como auxiliar de dentista y se dedicó a la Literatura. Desde entonces, ha escrito varios libros para los más jóvenes. Pero, como decíamos, la consagración le llegó con ‘La isla de las mariposas’, que permaneció varias semanas entre los libros más vendidos de Alemania y ha sido traducido a varios idiomas. Su protagonista es Diana Wagenbach, una joven abogada que, tras enterarse de la infidelidad de su esposo, recibe la noticia de que su tía abuela Emmely, a la que está muy unida, se encuentra gravemente enferma.

Viaja así a Inglaterra para estar con ella. Pero, sorpresivamente, recibe un último encargo de la anciana: puesto que, tras morir ésta, Diana será la última integrante viva de los Tremayne, deberá resolver un antiguo misterio familiar. Con la ayuda del mayordomo, el fiel señor Green, la protagonista seguirá varias pistas distribuidas por la mansión de Emmely hasta llegar a las hermanas Grace y Victoria, quienes se trasladaron en 1887 junto a sus padres a Ceilán para encargarse de la plantación de té que allí poseía su ya fallecido tío Richard.

Para tirar de ese hilo, Diana deberá trasladarse hasta la exótica Sri Lanka (nombre actual de aquella tierra) en un viaje que tendrá mucho de iniciático. Pero, al tiempo que vemos la peripecia de la protagonista, descubriremos cuál es el secreto que ocultan los Tremayne. Para ello, la autora incluye una segunda línea argumental de tono romántico ambientada en el Ceilán de finales del siglo XIX y que no es otra que la historia de las citadas Grace y Victoria. A todo ello se suma la importancia que aquel exótico lugar, con sus paisajes y aromas, tiene en la novela.

Vía: ‘El Rincón de la Novela Romántica’.

Foto: Maeva Ediciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...