La ladrona de libros, de Markus Zusak

‘La ladrona de libros’, de Markus Zusak es una novela sobre una niña que organiza sesiones de lectura para la gente refugiada de los bombardeos, pertenece a una familia contraria a Hitler y vive dedicada a conseguir libros con su amigo Rudy. Todos los lectores infantiles son potenciales escritores testigos de una época convulsionada.

La ladrona de libros

La ladrona de libros

Markus Zusak (Australia, 1975) ha tenido mucho éxito con su novela juvenil ‘La ladrona de libros’, publicada por Random House y traducida al español este 2009 por Editorial De bolsillo. Su libro cuenta la historia de una niña alemana llamada Liesel Meminger, que es dada en adopción por su madre y cae en medio de una familia de amantes de la lectura: Hans y Rose Hubermas, esta familia además es contraria a la ideología nazi y esconden en su sótano a Max, un niño judío, con sensibilidad para escribir.

Max escribe una historia sobre papeles del ‘Mein Kampf’, es como invertir la maldad de la ideología de Hitler hacia algo noble. Liesel también escribe, lo que nos da una figura de cajas chinas, con historias secundarias insertas dentro de la original. Su amigo Rudy le ayuda a buscar libros para las veladas lectoras que organizan durante los bombardeos, sacando la mente y el espíritu del auditorio del terror, porque los engancha en obras que los distraen de ese contexto de sufrimiento.

Leer para vivir frente a la muerte

El círculo de amigos y familia de Liesel es contrario a Hitler, así Rudy se pinta la cara de negro para jugar a ser Jesse Owens, el velocista que triunfó en las olimpiadas de Berlín. Aparte de superar el racismo, esta gente recrea la escena de las lecturas de sobremesa que encontramos en ‘el Quijote’, con la diferencia de que se realizan en tiempo de guerra. La narración por voz de la muerte dota de cierta extrañeza al relato, por un momento, la muerte se detiene a observar seres vivos que durante la guerra podrían engrosar las víctimas que lleva al más allá en su día a día.



El interés por los nuevos novelistas sobre la memoria histórica alrededor de la segunda guerra mundial parece inagotable, y es que sobre la realidad hay bastante que recrear y aún que especular sobre el interrogante de cómo sintieron su conexión con la vida millones de personas al borde de la muerte durante bombardeos o incursiones militares en ciudades. Los niños de esta novela con su amor por la lectura y escritura ejemplifican la supervivencia de la cultura, el arte como modo de vida que se afirma a temprana edad para decidir su vocación de escritores y testigos de una era de horror.

Conclusión

La guerra mundial trae a la mente de escritores como Zusak, el afán por reconstruir situaciones donde se buscó hacer llevadera la existencia frente al clima de la muerte masiva durante la segunda guerra mundial. Los niños de esta historia realizan un aprendizaje literario, el arte como modo de vida, que se impone al reinado del terror. Con el desarrollo de las novelas de estos pequeños, entramos a un segundo nivel de ficción que testimonia la crisis existencial de millones de personas inocentes durante la segunda guerra mundial.

Fuentes consultadas

Entrada sobre el libro en el blog La calavera bajo la piel.
Crítica de La ladrona de libros en Alohacriticon.
Opiniones de los lectores de La Ladrona de libros en Lecturalia.

Enlaces de interés relacionados

Biografía de Markus Zusak (en inglés).

Vídeo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...