‘La última noche en Tremore Beach’, de Mikel Santiago

El escritor vasco debuta con una magnífica novela de suspense psicológico que posee ecos de Edgar Allan Poe y Stephen King.

Costa irlandesa

La novela de intriga o suspense puede adoptar muchas formas. Desde el genuino relato de terror hasta el policíaco, pasando por el de ciencia ficción, en todos ellos pueden encontrase situaciones que nos mantienen en vilo. No obstante, quizá su realización más lograda sea aquella que lo consigue a través de la propia psicología de los personajes, es decir, cuando no sabemos muy bien si lo que está ocurriendo es real o, por el contrario, sólo se halla en la mente del protagonista. Probablemente el maestro de esta forma de misterio haya sido Edgar Allan Poe.

Y rendido admirador de éste se confiesa el vasco Mikel Santiago (Portugalete, 1975), cuya primera novela, ‘La última noche en Tremore Beach’, acaba de publicar Ediciones B. De hecho, podríamos decir que en ella hay mucho del maestro norteamericano pero también de otro estadounidense: Stephen King.

No es una exageración y eso que se trata de la primera novela de Santiago. Es más, diremos, sin miedo a equivocarnos, que ‘La última noche en Tremore Beach’ es una de las mejores “óperas primas” de los últimos años. Claro que este programador informático y músico vocacional ha hecho sus armas literarias en un blog –el Relatódromo– donde ha publicado magníficos cuentos como ‘Historia de un crimen perfecto’. Vivió tres años en Irlanda y, aunque después se ha trasladado a Ámsterdam, en aquella tierra verde y rica en leyendas ambienta su novela.

El protagonista de ‘La última noche en Tremore Beach’ es Peter Harper, un compositor que ha perdido su inspiración y, para recuperarla, se traslada a una apartada zona de la costa irlandesa: una playa cercana al pueblo de Clenhburran en la que sólo hay dos vecinos, el matrimonio Kogan. Todo parece idílico pero llega una gran tormenta que provoca un accidente a Peter. Desde ese momento, comienza a tener horribles visiones que no desaparecen.

La trama es contada por el protagonista en primera persona y ello constituye un indudable acierto, ya que de este modo hace más intenso e inquietante lo que le sucede. Es, además, Harper un personaje complejo y muy logrado. Por otra parte, al poco de comenzar a leer ‘La última noche en Tremore Beach’, intuimos que algo muy grave va a ocurrir (y claro que sucede) pero ello no es un defecto de la novela. Porque Santiago sabe dosificar la narración de tal suerte que nos mantiene atados a la lectura. En suma, una magistral obra de suspense. Parece mentira que se trate de una primera novela.

Vía: Web oficial del escritor.

Foto: Francois.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...