Las hermanas Makioka, de Junichiro Tanizaki

Nacido en Tokyo, Japón, un 24 de julio de 1886, fallece a los 79 años en la ciudad de Yugawara en 1965. Junichiro Tanikazi fue un escritor revolucionario en el tiempo a Kawabata y Mishima que siguiendo los pasos del simbolismo francés bajo la influencia de Oscar Wilde y Edgar Allan Poe se reveló contra la tendencia naturalista del grupo Shirakaba.

Las Hermanas Makioka

Publicó su primer obra en 1910, un relato llamado “El tatuador”. El autor estaba obsecionado con occidente y confrontaba continuamente en sus escritos la tradición japonesa, una característica de su obra es lo sensual del relato, lo erótico.

Sus trabajos pasan por varias tendencias, desde representaciones de su vida como se ve en “Hay quien prefiere las ortigas” (1929) en donde muestra conflictos maritales de su propio matrimonio. Pasando también por clásicos de la estética nipona como en “Relato de un ciego” (1931) o “Historia de Shunkin” (1933). Su obra da un vuelco hacia la investigación de las formas clásicas de la literatura de Japón, gracias a que por su fijación por occidente y la modernidad, descubre y hace la traducción de la novela japonesa “Genji Monogatari” de Murasaki Shikibu.

La literatura japonesa ha sido desconocida durante siglos para occidente. Por lo que hay muy buen material para incorporar. “Las hermanas Makioka” es una obra de Junichiro que en los años 80 pasó al cine dirigida por Kon Ichikawa con Keiko Kishi y Yoshiko Sakuma como protagonistas.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, en la ciudad de Osaka, Japón, un grupo de cuatro mujeres huérfanas Tsuruko, Sachiko, Yukiko y Taeko pertenece a una clase social alta e intenta preservar formas, modos, costumbres y tradiciones familiares ancestrales de vida que están a punto de desaparecer. Evidentemente Tanizaki no quedó ajeno a la lucha entre los valores tradicionales y el inevitable cambio en las costumbres, propios de una sociedad más industrial y globalizada.

Ésta obra es un retrato implacable y conmovedor de una familia y de una sociedad que se enfrenta a la modernidad. Carece de un hilo argumental, la historia se va armando con pequeñas anécdotas. Es muy notable como en una sociedad tan antigua, con el pasar del tiempo, la tradición corre el riesgo de quedar de lado.

Tanizaki intíma en los sentimientos de los protagonistas, y hace incapié en cada detalle, en cada convención social. Un trabajo notable, meditado, redactado lentamente y pensando cada palabra. Basicamente este relato fue refugio intelectual para el autor ante la inminente catástrofe global de la guerra. Con el paso del tiempo se ha convertido en un clásico universal.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...