‘Muerte entre líneas’, de Donna Leon

Un nuevo caso del comisario Brunetti basado en un hecho real: el robo de libros en la Biblioteca Girolamini de Nápoles.

Canal Venecia

Venecia es una de las ciudades más fascinantes del mundo. Envuelta en un halo de romanticismo e historia, es lugar de visita tanto de aficionados al Arte como de enamorados, que recorren sus canales a bordo de sus famosísimas góndolas. No es casual, por tanto, que haya dado mucho juego a la Literatura. Grandes figuras de las letras la han utilizado como escenario de sus historias, desde Shakespeare hasta Thomas Mann, pasando por Carlo Goldoni (veneciano de nacimiento) o Henry James.

Pero la norteamericana Donna León (Nueva Jersey, 1942) ha ido más lejos aún al ambientar en la ciudad italiana sus novelas policíacas protagonizadas por el comisario Guido Brunetti. Ahora, la editorial Seix Barral nos trae la más reciente de sus aventuras titulada ‘Muerte entre líneas’.

A diferencia de otros detectives de libro, llenos de traumas, Brunetti es un hombre culto, casado con una aristócrata y con dos hijos encantadores. Como no podía ser menos, tiene dos fieles escuderos, Vianello y Pucetti, y una infiltrada, Elettra Zorzi, secretaria de su jefe el vicequestore Patta que encarna todos los defectos del mando. Su debut se produjo en ‘Muerte en La Fenice’, donde debía averiguar quién asesinó a Helmut Wellauer, un prestigioso director de orquesta que, no obstante, tenía muchos enemigos. Tras esta novela, Donna León publicaría otra veintena de casos del singular comisario. Entre ellas, ‘Acqua alta’, ‘Amigos en las altas esferas’, ‘Veneno de cristal’ o ‘La palabra se hizo carne’.

Como decíamos, ahora se publica en España ‘Muerte entre líneas’, basada en un hecho real: el robo de la Biblioteca Girolamini de Nápoles, de donde desaparecieron infinidad de volúmenes valiosísimos y que constituye uno de los mayores delitos, en lo que a comercio de libros se refiere, de la Historia. Donna Leon traslada -como no podía ser menos- el asunto a Venecia. Brunetti recibe aviso de que varios volúmenes antiguos de gran valor han desaparecido de una de las bibliotecas de la ciudad. Los empleados sospechan de un profesor de la Universidad de Kansas que ha estado consultándolos.

Sin embargo, las cosas se complican cuando, al revisar la documentación que éste presentó, la policía comprueba que es falsa. Y, más aún, al aparecer asesinado el ex-sacerdote Franchini, un asiduo visitante del centro. De este modo, Brunetti se ve inmerso en el peligroso mercado ilegal de libros antiguos, que mueve muchos millones y en el que se mueven personajes sin ningún tipo de escrúpulo.

El estilo de Donna Leon dista mucho de la novela negra al estilo norteamericano, violenta y descarnada. Prefiere la europea, en la que los casos se resuelven mediante el ingenio y, sobre todo, abundan las páginas que nos llevan a ambientes refinados, donde se gusta de la buena gastronomía y los mejores vinos. No obstante, tampoco rehúye los bajos fondos venecianos, aquellos que el turista no visita, ni la sempiterna corrupción de Italia. Sin duda, ‘Muerte entre líneas’ no defraudará a los millones de seguidores del comisario Brunetti.

Vía: Web de la escritora.

Foto: Stephen Colebourne.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...