‘NOS4A2 (Nosferatu)’, de Joe Hill

Una magnífica novela de terror y suspense que revela el talento narrativo del hijo de Stephen King.

Rolls-Royce

No sabemos cuando decidió Joe Hill (Hermon, Maine, 1972) ser novelista y, más concretamente, dedicarse a la narrativa de terror y suspense. Pero, probablemente, la respuesta debemos buscarla en su verdadero nombre: Joseph Hillstrom King. En efecto, se trata del segundo hijo del maestro del género Stephen King y, por tanto, puede decirse que lo llevaba en los genes. Sin embargo, lejos de querer aprovechar la fama de su padre para darse a conocer, Hill optó, ya desde su primera novela, por usar ese pseudónimo.

Ésta fue ‘El traje del muerto’, protagonizada por una antigua estrella del rock al que le gusta jugar con lo sobrenatural y paga muy caro su atrevimiento. El escritor y dibujante Neil Gaiman dijo de ella que era la mejor “ópera prima de terror de los últimos veinte años”.

Tras ella, Hill publicó una colección de relatos titulada ‘Fantasmas’ en la que revela un magnífico conocimiento del género tanto en su vertiente literaria como en la cinematográfica. Y, a continuación, la novela ‘Cuernos’, cuyo protagonista se despierta un día contemplando, con horror, como le está creciendo unas protuberancias en la frente y parece tener poderes sobrenaturales. La explicación se encuentra, probablemente, en el triste final de su novia, Merrin. Además, Hill es un gran aficionado al cómic y, junto al dibujante chileno Gabriel Rodríguez, ha creado la serie ‘Locke & Key’ con la que han obtenido el Premio Eisner, uno de los más importantes del género en Estados Unidos.

Y ahora llega a las librerías españolas ‘NOS4A2 (Nosferatu)’, la más reciente novela de Hill. El título alude a la matrícula del coche que utiliza Charles Talent Manx, un Rolls-Royce de 1938 al que sube a niños para, atravesando los límites de la realidad, llevarlos a “Christmasland”, un lugar tan increíble como terrorífico. Por otra parte, Victoria McQueen es una niña con poderes especiales. Sobre su bicicleta y con sólo cruzar un mágico puente, puede llegar a cualquier parte del país. El problema surge el día que Manx y Victoria se encuentran.

La novela, que presenta la lucha entre realidad y fantasía sin dejar de lado ciertos toques irónicos, recuerda momentos de algunas obras del padre de Hill por el uso inquietante de objetos, lugares y, en definitiva cosas de la vida cotidiana (los villancicos, si ir más lejos) para despertar el miedo. Pero ello no le hace perder un ápice de originalidad. Sin duda, se trata de una obra muy recomendable.

Vía: Suma de Letras.

Foto: Rex Gray.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...