Pepita, una divertida historia de Pablo Carbonell

Un relato divertido que comienza en un viaje en tren. Un excelente texto de Pablo Carbonell.

Pablo Carbonell: un relato divertido

Pepita es más que el hiperbólico y desbordante debut a la novela del sobresaliente y heterogéneo cantante de Los Toreros Muertos,  Pablo Carbonell, a su vez es un divertido y en ciertas ocasiones lisérgico recorrido por nuestras pasiones más profundas: el hambre, la codicia, la picardía,  el amor, la nobleza, el fornicio, la estulticia, la necesidad y un gigantesco etcétera.

Todo es posible con tal de saciar el apetito, no importa si es material o  carnal. No obstante no todo tiene un precio, ya que el corazón de Pepita no se puede comprar.

Detalles de este viaje en tren

Con capítulos cortos y un ritmo acelerado, Carbonell edifica una novela que no tiene nada de angelical.

En estos capítulos te toparas con diálogos perspicaces y circunstancias emocionantes a la par de la carcajada, un humor tan picante como inteligente.

Entre el afilado cine de Berlanga y la sangrienta picardía de los Monthy Python, el autor le da ánimos a un narrador astuto que, con diversas indiscreciones y guiñadas al lector, lo hace sonreír y colocarlo de su lado.

El reñido humorista conoce muy bien que la risa persistentemente escudriña más que la autocomplacencia. Y por ello utiliza la provocación, desnudando toda miseria y cierta virtud.

¡Todos los pasajeros a bordo!

En Riocochino, un pueblo donde ciertas almas se aviva con el sol de la penuria y la miseria.

Entre los escombros de un aparente castillo templario, los pasillos de la Cueva del Agua y galerías abandonadas, no hay entusiasmo por aplacar un abandono que ya es una rutina.

Pepita con una brillante melena azabache siempre está ocupada y muy requerida. Trabaja como guía turística y soportando el acoso del lujurioso párroco del pueblo.

Pero cuando no es el cura, es el poco higiénico magnate porcino del pueblo, Atanasio, quien la corteja y cuenta con la aprobación del padre de Pepita, quien es capaz de hacer cual cosa con tal de escapar del hambre y la ruina.

Pepita no entiende los planes matrimoniales al cual la quieren obligar. Pero aparece un guapo cowboy quien con apretadas cartucheras lleva tubos de ensayo, en vez balas y con ello comienzan las especulaciones están abiertas la posibilidad de que le robe el corazón a Pepita.

Con este la aventura comienza, porque los familiares de inventar que hay oro en la región para así atraer a todos los ingenuos cautivados por la estafa.

Una historia sin pudor, sin vergüenza, sin freno, Carbonell lo dejó todo en el papel.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...