¿Por qué los libros de Harry Potter cambiaron nuestra visión del mundo?

Harry Potter y todo su mundo mágico cambiaron la vida entera de una generación. ¿Los motivos? Ingresa aquí.

Por que los libros de Harry Potter cambiaron nuestra vision del mundo

Harry Potter, uno de los personajes más famosos del mundo de la literatura y el cine, pasó de ser una referencia en la ficción al héroe de toda una generación. 20 años después de la publicación del primer libro de esta saga (Harry Potter y la piedra filosofal), su legado sobre todos aquellos que crecieron junto al niño mago está más vivo que nunca.

Los que alguna vez fueron niños, hoy son adultos y fanáticos confesos del mundo de Potter, cuya historia dejó un sinfín de lecciones.

La magia está dentro de ti

En un mundo de hechizos y varitas, todo parece posible. Eso lo logró plasmar JK Rowling, exitosa autora de esta obra en cada una de las siete presentaciones. Un lugar donde la fantasía es realidad nos envolvió a todos con cada situación vivida: pócimas, escobas voladoras, dragones y otras figuras adornaron este universo, aquel donde lo inimaginable tenía un espacio.

Evolución en equipo

No solo fueron Harry, Ron y Hermione los que crecieron en los libros y la gran pantalla, nosotros también. En su primera entrega, el joven mago tenía apenas 11 años, mientras que en las Reliquias de la Muerte, último libro, cumplió 21. Esta transición también la sentimos los fanáticos de Potter al hacernos adultos con el pasar de sus historias.

Nuestra madurez se fue formando junto a la del mago, quien pasó por hechos más complejos dentro de su mundo, pero que bien nos sirvieron de ayuda al momento de superar obstáculos.

Saber agradecer

Situación que se conecta con el punto anterior. Harry pasó por momentos de desgracia desde el inicio de su vida, cuando apenas siendo un bebé quedó huérfano. Luego tuvo que vivir con tíos que jamás lo apreciaron y lo convirtieron prácticamente en su esclavo.

Cada una de sus aventuras trajo consigo el peligro de enfrentar a la muerte hasta encarar a Lord Voldemort, su archienemigo. Los lectores de Harry Potter no hemos llegado a este tipo de situaciones, o tal vez una o dos de las que él vivió y todo esto no hace más que darnos cuenta que, por más difícil que luzca el panorama, nada está perdido si nos enfocamos en salir hacia adelante.

No siempre se trató de un cuento infantil

Mientras más retos superó, mayores fueron sus responsabilidades. Con el pasar de cada entrega, el joven mago enfrentó complicaciones, algo común en nuestro día a día. En el caso del mundo de Potter esto se tradujo en momentos más oscuros, donde tuvo que llevar de manera más disciplinada sus problemas.

Enfocarse, no perder el juicio, saber apoyarse en otros y analizar alternativas fueron algunas de sus herramientas, algo que nosotros también hemos aprendido. Hacerse un mejor mago vino gracias a los inconvenientes que se le presentaron y conforme esta historia se acercaba a su final, debió lidiar con la pérdida de seres queridos.

Golosinas mágicas

Una de las escenas más recordadas en la primera película de Harry Potter fue en el tren camino a Howards, donde compró una gran cantidad de dulces para compartir junto a Ron. Uno de los momentos icónicos fue al abrir un empaque con una rana de chocolate, la cual terminó por escapar del tren.

Golosinas con distintos sabores, incluido vómito, estuvieron entre los elementos adquiridos, donde imaginamos cómo reaccionaríamos si alguna vez recibiéramos de regalo alguno de estos.

Nació un nuevo deporte

En su primer año en Howards, Potter recibió una gran responsabilidad al entrar al equipo de Quidditch, donde los participantes formaban equipos cuya meta era evitar que el rival pasara una bola por aros que se encontraban en los extremos del campo, en lo que podemos referenciar como una mezcla entre baloncesto y fútbol.

Sin embargo, ellos lo hacían mientras volaban sobre sus escobas. El ganador era el que atrapara la snitch, una pequeña bola con alas que se hacía escurridiza ante los elementos de cada conjunto.

Hoy son varios los fanáticos de la historia que se han dedicado a darle vida, a su manera, a esta disciplina, organizándose en espacios abiertos como conmemoración a la historia escrita por Rowling.

Eres lo que piensas y proyectas

Al ingresar a Howards, Potter, como todos los de primer año, fue sometido a lo que anunciara el Sombrero Seleccionador, una prenda con vida propia que se encargaba de “leer” los deseos de los nuevos a ingresos y así determinar a cuál escuela entraría.

Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin eran las cuatro casas de Howards. La ansiedad de cada chico se notaba con claridad al momento de su encuentro con el Sombrero, pero no fue sino hasta el final de la historia cuando Potter confesó a uno de sus hijos que era el mago quien tenía la última palabra, al señalar que la prenda tomaba el deseo del mago al momento de decidir.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...