‘Tinta rusa’, de Tatiana de Rosnay

La autora de ‘La llave de Sarah’ regresa con una novela sobre la sequía creativa en que se ve sumido el escritor tras conseguir un importante triunfo.

Tatiana de Rosnay

Cuando un escritor consigue que una de sus novelas alcance gran éxito, se ve enfrentado a enorme responsabilidad: todo el mundo espera ansioso su siguiente libro, pensando que va a ser, al menos, igual de bueno que el anterior. Y ello genera una presión que a veces lo lleva al «bloqueo», es decir, a ser incapaz de escribir nada interesante. Hasta tal punto sucede esto que, en algunos casos, el autor en cuestión ya no vuelve a publicar. Buen ejemplo de ello es el de Harper Lee tras obtener el Pulitzer con ‘Matar un ruiseñor’.

En esta cuestión, probablemente con tono autobiográfico, incide la francesa Tatiana de Rosnay (París, 1961) en su novela ‘Tinta rusa’, recientemente publicada por Suma de Letras. Porque a buen seguro que ella vivió algo parecido.

En 2007, publicó ‘La llave de Sarah’, basada en su historia familiar y en la que narraba la peripecia de una niña arrestada junto a los suyos por los nazis que debe volver a casa para rescatar a su hermano pequeño, a quien ha encerrado en un armario para salvarlo. De ella, traducida a treinta y tres idiomas, vendió siete millones de ejemplares y fue llevada al cine por el director Gilles Paquet-Brenner. Quizá abrumada por el éxito y por el miedo a no estar a la altura de esta novela, Rosnay tardó tres años en volver a publicar. Apareció entonces ‘Boomerang’ y, poco después, ‘La casa que amé’, dos obras que, efectivamente, recibieron críticas menos elogiosas que la primera.

Y ahora llega ‘Tinta rusa’, cuyo protagonista es Nicolás Duhamel, un escritor que ha triunfado con un libro basado en sus orígenes familiares. Enriquecido y rodeado de alabadores por su repentino éxito, ha cambiado: ahora sólo le obsesiona la fama. Pero ha perdido la inspiración y, aunque su agente lo apremia para que le entregue una nueva obra, desde entonces no ha escrito ni una sola línea.

Para despejar la mente y conseguir que vuelvan las musas, viaja a la Toscana junto a su novia. Sin embargo, lejos de hallar tranquilidad en la bella Italia, tendrá que afrontar peligros que amenazan su futuro. Si bien el tema central de la obra es la sequía creativa del escritor, también posee intriga y acción así como interesantes historias secundarias. Difícil es que Rosnay alcance de nuevo el éxito de ‘La llave de Sarah’ pero, considerada de manera independiente, ‘Tinta rusa’ es una excelente novela.

Vía: Web oficial de la escritora.

Foto: Actualitté.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...