“Tranvía 83″, de Fiston Mwanza Mujila

¿Cómo es la vida de una ciudad africana donde la minería es la principal manera de ganarse la vida?

iston Mwanza Mujila y su obra Tranvía 83

El escritor congoleño Fiston Mwanza Mujila es el creador de la novela Tranvía 83, publicada en 2014 en Francia por la editorial Pepitas de Calabaza. A través de ella trata de mostrar la realidad de una ciudad africana que confluye durante el auge de la minería.

En algún momento se comparó esta obra con una pieza de jazz, cuestión que para muchos expertos literarios parece absurdo. Para otros, la analogía representa parte de la cultura del continente africano.

La comparación es válida cuando algunos conocedores la asocian a la aparición del jazz. Este género musical combina elementos musicales de África mezclados con otros de la sociedad europea. Surgió bajo el contexto de la segregación racial en los EEUU, y se esparció por todo el mundo en un momento en el que la segregación racial no era tan mal vista como hoy en día.

No se puede pensar que el jazz es una creación netamente occidental. Es decir, no fue una invención de la sociedad “blanca”, de hecho, los grandes exponentes de este género en su mayoría son de raza negra. Pero, más allá de entrar en temas raciales, con esta explicación lo que se busca es aclarar cuál fue la intención de aquellos que se atrevieron a hacer tal comparación.

Una historia muy real

El escritor nos deja claro cuál es la intención de su obra, y no es precisamente una ficción. Es un llamado a la conciencia vestido de denuncia, sobre todo para aquellas empresas occidentales que se aprovechan de las riquezas del continente africano. Instalan sus compañías en busca de minerales preciosos a costa de una mano de obra mal pagada. Lo que obtienen como riqueza de la explotación minera muchas veces no se traduce en beneficios para las zonas explotadas.

El autor deja claro que existe complicidad entre los funcionarios locales y la empresa extranjera. En aquella Cuidad-País todos confluyen, blancos, negros, turistas, explotados y explotadores. Todos se reúnen en el mismo bar, Tranvía 83, para derrochar, beber, tener sexo y hacer negocios. Y es que el dinero corre como la espuma. A diario, durante el día, todos están abocados al trabajo minero, y por la noche todos son víctimas de la lujuria y el desenfreno.

En aquel lugar, donde se encuentran todos los individuos inmorales de la cuidad, destaca un personaje, un escritor que huye de la censura y la injusticia, y que parece haber encontrado el lugar perfecto en el cual inspirarse.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...