Una mirada frívola de la pasión en Giardinelli

Luna Caliente de Mempo Giardinelli, es un relato de novela negra, con una historia de amor basada en la obsesión y con un asesinato de por medio. Una historia cautivante, con un lenguaje fresco y preciso para las descripciones de los furtivos encuentros amorosos. Nos cuenta la historia de Ramiro, un intelectual que regresa a su pueblo y se siente atraído por una niña llamada Araceli. Una atracción que despertará las más bajas pasiones.

Luna Caliente de Mempo Giardinelli, es un relato de novela negra, con una historia de amor basada en la obsesión y con un asesinato de por medio. Una historia cautivante, con un lenguaje fresco y preciso para las descripciones de los furtivos encuentros amorosos. Nos cuenta la historia de Ramiro, un intelectual que regresa a su pueblo y se siente atraído por una niña llamada Araceli. Una atracción que despertará las más bajas pasiones.

Luna Caliente es una novela corta, un relato que narra la negra historia de amor entre Ramiro y Araceli. Una relación que se inicia en el desborde de las bajas pasiones de Ramiro y que culmina en la desesperación y duda por la aparente realidad. Un enigma que se degenera conforme la historia va llegando a su final.

Es una mirada distinta y fresca sobre el matiz que la razón del hombre ofrece frente a situaciones tan vulnerables a ser comandadas por el factor emotivo, aquél que es capaz de olvidar educación, libros y buenas costumbres, y desflorarse inmediatamente en la primaveral novedad de lo imprevisto, del tan humano impulso.

Foto: Encontrarte



Mempo Giardinelli explora en su novela una versión distinta de la policial, un género conocido como la novela negra, en el que un hecho cobra vital importancia dentro del relato mientras los personajes van degenerando el perfil del policial convencional.

Esto se entiende en Luna Caliente, donde no existe misterio por resolver y es el oficial de policía quien persuade a Ramiro de colaborar con sus fines políticos a cambio de no  culparlo de una muerte. El policía plantea la situación de la corrupción por parte del Gobierno, hecho que el autor estimula adrede. La visión política en tiempos de dictadura también es una intención de la obra.

El cálculo preciso radica en la oportuna intervención del relato policial para enfrentar y sustentar en la obra, la intención por mostrar una sociedad enferma y nauseabunda por parte de las autoridades, donde el poder político y el interés económico prevalecen, asi como la mano implacable de la dictadura.

Pero Luna Caliente se enfoca más en el desarrollo psicológico del personaje principal: Ramiro, un joven afortunado que ha podido ir a estudiar a Europa, acostumbrado al buen vivir y que ha regresado a su pequeño pueblo. Por su formación debería ser un hombre enraizado en la cordura, la sobriedad y la pertinencia; pero es al conocer a la muchacha Araceli que su carácter se va desconfigurando. La atracción por esa niña con cuerpo de mujer lo lleva a la locura.

Araceli es una jovencita, de apenas 13 años cumplidos. Endemoniadamente bella y sensual, es una mezcla de niña y mujer, un delicioso bocadillo para los ojos de cualquier hombre. No esconde en su mirada tierna, ese ímpetu por conocer los placeres de la carne. Al menos eso es lo que piensa ver Ramiro al conocerla.

Ramiro es invitado a una cena por parte de un amigo de su padre, es aquí donde conoce a Araceli, hija de quienes le han invitado. Y toda la noche se la pasa mirándola, arremetido por su belleza, la razón y la prudencia pierden ante el instinto. Ramiro decide hacer lo necesario para acercarse a ella.

Su deseo lo lleva a casa de la niña, siente en todo momento el poder de la luna inmensa generándole ansias. Llega a la puerta de Araceli e ingresa lentamente. Ella está semidesnuda, dormida y su pecho puede verse respirar acompasada por la agitada respiración que ahora tiene Ramiro sin saberlo.

Y la niña se le hace irresistible, así como sus deseos. Empieza a tocarla, la despierta y pierde el control hasta violarla. La desesperación lo lleva a quitarle la vida accidentalmente. La contradicción entre la razón y lo salvaje se hace presente por primera vez. Ramiro, pese a ser un letrado y haber estudiado Derecho en Europa, no puede evitar el salvajismo ante un deseo tan fuerte como el sexual.

Días después se sorprendería al saber que Araceli no estaba muerta, ella lo buscaría y se convertiría en su origen de placer. Araceli no era una niña boba, se sabia sensual y poderosa frente al deseo incontenible de Ramiro. Es así como lo ayuda a salir de la cárcel y lo busca para satisfacer sus fantasías y deseos sexuales.

Y los encuentros amatorios son repetitivos, llenos de sensualidad y erotismo. Araceli encarna a la mujer manipuladora, que poco a poco, sin interesarle, va absorbiendo a Ramiro a sus decisiones y volviéndolo un títere. Ella sabe que puede conquistarlo por el sexo y eso hace. Y pide que la haga suya cada vez que quiere algo, cada vez que siente en Ramiro el deseo imparable de sentirse dentro de ella.

Y la luna caliente de la noche que siempre los acompaña es parte de la historia, porque refleja el ambiente de las situaciones, siempre mucho calor, en la absoluta noche y esa gran luna de sensaciones fuertes. Todo en la novela impulsa el deseo sexual entre los personajes, algo que Ramiro busca desde el inicio y que posteriormente, va a sentir como opresión y esclavitud.

Es el deseo tan fuerte en Araceli que Ramiro pierde la sensación de placer paulatinamente, se asusta, se incomoda. Entiende cada vez menos las situaciones, se interroga sobre Araceli y su extraña conducta. Comprende que la relación que empezó basada en el placer, se va degenerando hasta un punto inconciliable. La excesiva libertad a la carne los ha hecho esclavos y no amantes.

Araceli se convierte en una pesadilla para Ramiro y deja de ser encantadora, deja de ser atractiva. Ramiro tiene muchos problemas con la policía por el asesinato del padre y se ve sofocado por las investigaciones y por las constantes locuras de la jovencita. Ramiro pierde la razón poco a poco, se va convirtiendo en una mezcla de sensaciones y deseos. Entonces el relato nos ayuda a conocerlo en sus formas más interiores, nos muestra sus pensamientos, sus temores y sus ideas. Es como una introspección que lo desnuda completamente.

El relato desnuda enteramente las emociones humanas, su poder ante la razón, las condiciones que llevan al hombre, por letrado que sea, a rendirse ante las sensaciones confundidas entre la piel y el instinto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...