‘Venid hasta el borde, les dijo’, de Joanna Kavenna

Una novela que analiza con mucho humor los efectos de la crisis en una pequeña comunidad agrícola del Reino Unido.

Cuando las desigualdades entre ricos y pobres se llevan al límite, condenando a una gran mayoría de los ciudadanos a la marginación, la consecuencia lógica e inevitable es que se produzcan serios conflictos sociales. Basta mirar a los últimos años de crisis económica para comprobarlo. En los libros, tal situación puede analizarse de forma seria a través del ensayo o bien de un modo más irónico mediante la novela y ésta última fórmula seguramente sea más adecuada para no poner de mal humor a los lectores.

Así lo ha visto la escritora Joanna Kavenna (Leicester, 1974) y el resultado es ‘Venid hasta el borde, les dijo’, un relato de corte satírico que se inscribe en la mejor tradición británica del género, desde Jonathan Swift hasta Gilbert Keith Chesterton.

Kavenna es una de las mejores novelistas jóvenes de las letras inglesas actuales. Así lo ha reconocido el diario ‘The Telegraph’. Su primer libro fue ‘El museo de hielo’, publicado en 2005 y que llegó a ser candidato al premio que otorga ‘The Guardian’ al mejor debut literario. Tras él, apareció ‘Inglorious’, galardonada con el Premio Orange para nuevos escritores. Y, antes que ‘Venid hasta el borde, les dijo’, publicó ‘El nacimiento del amor’, una ambiciosa novela a medio camino entre lo histórico y la ficción. Actualmente, Kavenna colabora en varios diarios e igualmente ha sido incluida por la revista ‘Granta’ entre los veinte mejores narradores jóvenes de Gran Bretaña de la pasada década.

‘Venid hasta el borde, les dijo’ nos es contada por una mujer a la que ha abandonado su marido y decide dar un giro a su vida. Deja así la ciudad y se traslada al campo para trabajar en la granja de Cassandra White, una singular patrona con muy mal humor e ideas antisistema. No tienen desperdicio, en este sentido, las páginas en que vemos a la narradora, acostumbrada a las comodidades de la vida urbana, aprender a manejar el estiércol y a ordeñar cabras.

La granja está situada en un valle de Cumbria donde los pequeños campesinos se arruinan mientras los ricos compran casas para pasar en ellas no más de un par de meses al año. Empujados por la rebelde Cassandra, los vecinos empezarán a ocupar esas propiedades conformando una suerte de comuna. Muy graciosa es, así mismo la transformación de la narradora, harta de «haber respetado la Ley toda su vida» y ahora convertida en activa «okupa». En suma, Kavenna nos ofrece una novela muy actual pero que se aleja del panfleto político a través del humor y la ironía.

Vía: Web oficial de la escritora.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...