Vuelve John Boyne con ‘El secreto de Gaudlin Hall’

Una novela al más puro estilo del género gótico victoriano protagonizada por una audaz institutriz y un extraño ente maligno.

Mansion Wakehurst

Las vetustas mansiones inglesas de la época victoriana han dado siempre mucho juego a los autores de novelas de intriga y terror. Por ejemplo, el mismo Sherlock Holmes desentrañó en ellas algunos de sus casos más complicados como el de ‘El perro de los Baskerville’ y una de estas casas era el escenario donde contemplaba hechos increíbles la institutriz de ‘Otra vuelta de tuerca’, el relato de Henry James que inspiró la película ‘Los otros’, de Alejandro Amenábar.

También John Boyne (Dublín, 1971) nos lleva a una de estas mansiones en su novela ‘El secreto de Gaudlin Hall’ que ahora publica en España la Editorial Salamandra, e igualmente ese lugar oscuro constituye el escenario de hechos espeluznantes. Además, como ocurría en la obra citada de James, hay en el relato unos niños y una cuidadora.

John Boyne inició su carrera literaria con ‘El ladrón del tiempo’ en el año 2000. Pero no fue hasta seis años más tarde cuando alcanzó la celebridad. Ésta se la proporcionó ‘El niño con el pijama de rayas’, traducida a más de treinta idiomas y de la que ha vendido millones de ejemplares. Es una historia llena de ternura que narra la amistad entre un niño judío prisionero en Auschwitz y el hijo del militar que dirige el campo. Seguidamente, Boyne publicó ‘Motín en la Bounty’, ‘La apuesta’ y ‘La casa del propósito especial’. Ésta última fue un nuevo éxito aunque no alcanzó el de la anterior. En ella acompañamos a Georgui Yáchmenev en los recuerdos de su vida y, con ellos, repasamos la historia del siglo XX. No falta tampoco la intriga, ya que este personaje guarda un gran secreto.

Suspense y terror hay, igualmente en ‘El secreto de Gaudlin Hall’. Tras la muerte de su padre, Eliza Caine acepta un trabajo como institutriz en una solitaria mansión de Norfolk. Nada más apearse del tren, unos brazos salidos de la nada intentan arrojarla a las vías y, al llegar a la casa, ve con asombro que Eustace e Isabella, los dos niños que tiene que cuidar, parecen vivir solos.

Pero la realidad es otra. En la mansión parece habitar un ente maligno cuya misión es proteger a los muchachos y ella debe averiguar de qué se trata. Nos hallamos, por tanto, ante una novela al más puro estilo del género gótico decimonónico (de hecho, podemos encontrar en ella alusiones a Dickens y Wilkie Collins). En consecuencia, la técnica narrativa es clásica pero Boyne le proporciona un ritmo trepidante que nos mantiene en vilo. Se trata, en suma, de una obra muy recomendable para todos pero, especialmente, para los seguidores de la más genuina literatura británica de terror del siglo XIX.

Vía: Web Oficial del escritor.

Foto: Jim Limwood.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...