‘El lamento de la garza’, de Lian Hearn

‘El lamento de la garza’, de Lian Hearn es la culminación de la saga de los Otori, donde, Takeo y Kaede cargan con su pasado al sentirse ambos protagonistas de una profecía cumplida. Hay varios herederos de esta pareja que desplegarán las habilidades que hicieron famosos a sus progenitores, sin embargo el futuro de la segunda generación depende de una pacificación plena, donde los clanes rivales no puedan revertir el orden de las cosas.

'El lamento de la garza', de Lian Hearn

'El lamento de la garza', de Lian Hearn

La leyenda de los Otori culmina con el cumplimiento de profecías para las vidas de los protagonistas, Takeo y Kaede, quienes en el cuarto episodio ‘El lamento de la garza’ ya han pacificado los Tres Reinos y gobiernan en el castillo de Inuyama criando a sus tres hijas en el arte de la guerra y la diplomacia. Lian Hearn presenta nuevos personajes, que potencialmente podrían extender esta saga al revivir fricciones entre los clanes guerreros. Hay continuación de los protagonistas en las niñas Shigeko, Maya y Miki, pero también en el hijo biológico de Takeo con Yuki, Hiseo, quien tiene 16 años y ha crecido con odio hacia su progenitor.

Takeo sigue ocultando a Kaede la existencia de este hijo varón, que en la profecía traería la muerte al señor Otori. Ambos han madurado por las heridas emocionales y físicas de la guerra. Se presentan estos esposos con cambios físicos relevantes; Kaede ha perdido su cabellera en un incendio y tiene cicatrices en la nuca, mientras que Takeo ha perdido dedos en su mano derecha. Maya y Miki tienen poderes psíquicos de la Tribu de los Ocultos, y esto podría causar recelo en el pueblo, porque esa secta fue perseguida mucho tiempo; así Shigeko es la que más se parece a Kaede, cuando esta mantenía su esplendor.



Los protagonistas asumen sus heridas de guerra

Si bien los protagonistas son aún jóvenes, han madurado por su vida marital y las responsabilidades familiares y de estado. Por la narración ambos denotan un cansancio existencial, sin embargo no pueden darse el lujo de sentir tedio, pues aún quedan líderes en los clanes enemigos como el Arai. También se descubre un sentimiento de culpa en Takeo por haber hecho creer al pueblo que él mató al señor Iida, incluso sus hazañas ya están registradas en los cantos de poetas. Lo que más sacude el interior de Takeo, es que Kaede desea darle un hijo varón y el no se atreve a confesarle que ya tiene uno, quien según la profecía de una ermitaña le dará muerte.

Gillian Rubinstein, escritora de la saga Otori como Lian Hearn

Gillian Rubinstein, escritora de la saga Otori como Lian Hearn

Para Takeo, el reto es superar la profecía fatal, poder envejecer junto a su esposa en un estado pacificado. También tiene la preocupación de la diferencia de afecto de Kaede para privilegiar a Shigeko, de 15 años, adolescente casadera, versus las gemelas de 13 años, que no guardan mucha diferencia entre sí al actuar en el relato. La narración comienza un día de invierno, cuando los esposos Otori entrenan esgrima con palos, en un tabladillo llamado el suelo del ruiseñor y es que las aves están en el imaginario de Rubinstein, porque se mantiene presente la secta del houou, ave sagrada, a cuya filosofía se inicia Shigeko. Esta es una conclusión donde pesa el pasado de los protagonistas, quienes temen perder su liderazgo en una nación que han comenzado a ordenar.

Conclusión

El final de la saga de los Otori coge a sus protagonistas en un balance de sus vidas como guerreros, padres y gobernantes, con el peso de sentirse actores de profecías cumplidas. Las hijas de Takeo y Kaede poseen conocimientos para la guerra, la diplomacia e incluso poderes paranormales. Estas habilidades bien guiadas significarían mantener el legado de la secta de los Ocultos en una simbiosis con el poderío conferido por el clan Otori.

Lectura del primer capítulo

Imágenes

Portada en Losotori

Gillian Rubinstein en fantasticfiction

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...