No Pidas Sardina Fuera de Temporada, Andreu Martín y Jaume Ribera

¿Cuántas veces tienes que leer un libro para amortizarlo? ¿50? ¿70? Y, ¿Cuántas más para considerar que lo estás leyendo gratis? Estamos seguros de que éste es como si nos lo hubiesen regalado. Las cubiertas están casi totalmente despegadas, el celofán ya no puede unir lo que el manoseo indiscriminado de muchas lecturas ha separado.

no_pidas_sardina_fuera_de_temporada.jpgLo confesamos, No Pidas Sardina… es uno de nuestros libros favoritos, es más, es uno de nuestros libros de cabecera. Llegó a nuestra biblioteca en primero de BUP (lectura obligatoria que nunca agradeceremos bastante a …bueno, a como se llamase aquella profe de Lengua tan enrollada) y desde entonces no ha habido año en que no hayamos leído esta fantástica novela que consideramos totalmente atemporal a pesar de estar contextualizada en la Barcelona de los años ochenta.

Lo bueno de este libro es: TODO. Desde su lectura fácil (de hecho, está editado por Alfaguara Juvenil), hasta la risa incontenible que te desborda en cada capítulo, incluso hay lugar para la lágrima si eres un poquito sentimental. La aventura está asegurada si no tienes prejuicios para leer algo escrito para jóvenes (pero, ¿quién dice hasta cuándo se es joven?).

La línea argumental es típica de una novela policíaca porque uno de sus autores (A. Martín) es especialista en ese género. Sin embargo, la inocencia de los protagonistas en muchas situaciones del libro nos desarma ante la cruda realidad que les hace vivir la sociedad.

Un chaval canijo y muy despierto de un barrio cuasi-marginal de una gran ciudad hace realidad el sueño de más de uno y se convierte en detective privado (de poca monta, claro) ayudado por su hermana (y secretaria). Uno de sus casos, que parece el más tonto de todos resulta dar más juego del esperado y lo que empieza siendo una niñería acaba implicando a una red de narcotraficantes.

andreumartin.jpgUno de sus compañeros de clase, el famoso tripitidor que habitaba las aulas de todo instituto pre-LOGSE que se preciara, comienza a aprobar los exámenes con sobresaliente, raro ¿no? Cuanto más investiga Juan, que prefiere que le llamen Flanagan, más incomprensible parece todo. En medio de este percal nuestro protagonista se enamora de la chica más cañón del instituto (un primer amor por el que se derramarán lágrimas). Lástima que además sea la hija del Lejía, uno de los peores enemigos de nuestro héroe.

No vamos a desvelaros mucho más de la trama porque merece la pena leerlo, a pesar de que sea un libro juvenil. Sus autores demuestran un uso del sentido del humor magistral que hace que la sonrisa no se nos borre de la cara ni en las situaciones más desesperadas.

Como colofón, sólo comentar que la novela fue finalista del Premio Joaquim Ruyra de 1986 y que ha tenido secuelas, otras nueve novelas más… Que son igualmente fascinantes, os recomendamos su lectura.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...