Albert Camus y el existencialismo humanista

Hoy se cumplen cien años del nacimiento del escritor francés, uno de los grandes intelectuales del siglo XX y Premio Nobel de Literatura en 1957.

Albert Cammus - The stranger

La crisis existencial que recorrió todo el siglo XX obtuvo respuestas muy variadas por parte de los escritores. Algunos, como Pirandello o Kafka, mostraron su desesperanza ante la situación del ser humano, perdido en un mundo al que no hallaba sentido. Otros, como Paul Claudel o Chesterton, encontraron refugio en la religión. Y unos terceros, tal es el caso de Jünger, Hermann Hesse o Saint-Exupéry, defendieron que la grandeza humana se revelaba en la acción o el sacrificio.

También, especialmente tras la Segunda Guerra Mundial, se desarrolla un existencialismo ateo personificado en Jean Paul Sartre, cuyo radical pesimismo no es, sin embargo, compartido por su colega Albert Camus (Mondovi, Argelia, 1913-1960), quién nació tal día como hoy hace cien años.

De familia humilde, Camus estudió Filosofía en la Universidad de Argel hasta que una tuberculosis le obligó a dejarlo. Tras recuperarse, creó una compañía de teatro compuesta por aficionados que se dedicaba a representar obras para las clases trabajadoras. Más tarde, viajó por Europa y ejerció el periodismo. Durante la Segunda Guerra Mundial, formó parte de la Resistencia francesa y, en plena contienda, publicó ‘El extranjero’, que ya refleja sus inquietudes existenciales. Su protagonista, el señor Mersault, comete un crimen absurdo y, apresado, afronta su condena sin rebelarse ni mostrar arrepentimiento. Es un extraño personaje, incapaz de sentir y al que todo le deja apático. Y todo ello -según Camus- porque se ve como un “extranjero” en el mundo, al que no halla sentido.

Esta misma falta de sentido de la vida y la trágica independencia del ser humano, que sólo cuenta con sus armas para sobrevivir, son igualmente los temas de los ensayos ‘El mito de Sísifo’ y ‘El hombre rebelde’, así como de los dramas ‘Calígula’ (inspirado en la misteriosa personalidad de aquel emperador romano) y ‘El malentendido’.

Monumento libro Albert Cammus

Sin embargo, Camus encuentra una esperanza a la penosa condición del género humano en la solidaridad. ‘La peste’, novela publicada en 1947 y ambientada en una Orán arrasada por esa plaga, muestra un mundo asediado por el dolor y la muerte pero sus protagonistas (Tarrou, el doctor Rieux) se rebelan contra ello y vuelcan su actividad en ayudar al prójimo. Curiosamente, el escritor franco-argelino, considerado uno de los grandes maestros del existencialismo, rechazó siempre esta etiqueta. Intelectual absolutamente independiente, atacó por igual a los fascismos y al marxismo y, en líneas generales, a toda ideología por considerarlas meras abstracciones que nos separan de lo verdaderamente humano, presente en la citada solidaridad.

En 1957, se concedió a Camus el Premio Nobel de Literatura y, tres años más tarde, mientras viajaba en un coche guiado por su editor y en compañía de su mujer y su hija, sufrieron un accidente causado por el reventón de una rueda a consecuencia del cual el escritor murió al instante. Todos los demás sobrevivieron. Fue, en suma, Camus, uno de los más destacados intelectuales del siglo XX, regido siempre por la virtud más importante que debe tener todo pensador (y también la que más echamos de menos en los actuales): una incorruptible independencia.

Fuente: Albert Camus Society.

Fotos: Lungstruck y Dalbera.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...