Curiosidades de la novela picaresca que te sorprenderán

Cómo nació la novela picaresca

Curiosidades de la novela picaresca que te sorprenderán

Fue a mediados del siglo XVI cuando se publicó un libro que cambió para siempre la historia de la literatura, tanto en Europa como en todo el mundo. El libro en cuestión es «Vida de Lázaro de Tormes, de sus fortunas y adversidades». Según los documentos escritos de la época, en varias ciudades como Burgos o Amberes, entre otras, se sucedieron varios problemas de carácter bibliográfico. Algunos expertos creen que antes de la edición oficial, que data del año 1554, hubo otra en 1533. Sin embargo, hasta el momento no se ha podido probar tal teoría.

A pesar de tratarse de un libro corto, contiene varias audacias que hasta ese momento eran completamente desconocidas en el ámbito literario. Fue así como nació la primera novela picaresca de la historia, tal y como se le conoce a este género. El Lazarillo mantenía una actitud nueva frente al arte, novedosa en lo relativo a las formas y la estructura, pero muy especialmente en referencia a su espíritu. Se sitúa en lo que se conoce como una corriente general, que utilizan todos y cada uno de los países, y donde España llegó a ser referente. Y es que, en otros lugares se quedaba sólo en lo humorístico, pero en España mostraba de una forma extraordinaria la realidad.

Personaje

El personaje principal de la novela picaresca es el pícaro. La etimología de esta palabra apareció en el siglo XVI. Su interpretación más antigua la vincula con el latín pica, de forma que pícaro equivaldría a miserable. En la Antigua Roma, los romanos sujetaban a los presos atándolos para luego venderlos como esclavos en el mercado. para ello, les amarraban con una pica clavada en el suelo. También existen otras teorías que señalan que la palabra pícaro se deriva de la raíz pic, de picus, en relación a la acción de picar. Este vocablo evolucionó con el paso de los años a la hora de hablar del mendigo o ladrón.

Antihéroe

Durante el siglo de Oro, el pícaro hacía el papel del antihéroe, de forma que las virtudes que se le asignaban eran nulas. No era ningún héroe y tampoco un santo. A pesar de estar muy mal visto, consiguió triunfar gracias a su vitalidad.

A pesar de que han transcurrido muchos años, los lazarillos continúan existiendo en España, así como en el resto de países del mundo. La novela picaresca ha pasado a la historia, y siempre será recordada como una de las más destacadas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...