Las ranas también se enamoran, de Megan Maxwell

Especialista en novelas románticas que son capaces de poner la piel de gallina y de hacer volar la imaginación de las más soñadoras, Megan Maxwell se define como una romántica empedernida. Se trata de una escritora nacida en el año 1965 en Nüremberg, Alemania.

Novela romántica

De pequeña fue criada por su madre y por su familia en Madrid y es por eso que aprendió el idioma. En sus primeros ños trabajó como secretaria hasta que un buen día encontró su verdadero rumbo, decidió convertirse en escritora de novelas románticas, siendo el primero de sus títulos, “Te lo dije”, con una buena aceptación por parte del público.

En el 2011 se publica la novela que tituló como “Las ranas también se enamoran” y nos cuenta la historia de Marta Rodríguez, una mujer joven y divertida que se encontró siendo madre soltera de pronto y con muy poca edad, pero que aprendió a vivir esa experiencia lo más saludablemente posible, trabajando y creciendo.

Marta trabaja en un taller de moda flamenca, el de Lola Herrera y es característico verla conduciendo su Honda CBF 600, tiene una vida simple pero agradable, luchando siempre por salir adelante siempre poniendo buena cara a los inconvenientes de la vida cotidiana. Sus habilidades le permiten diseñar y coser el que se reconoce como el mejor vestido de flamenca, y su vida transcurre solucionando los problemas que tiene con el banco.

Toda la realidad de Marta y de los que comparten su entorno de pronto da un giro inesperado cuando Phillip Martínez, el hijastro de su jefa se cruza en su camino. El es un empresario ingés, un hombre misterioso, diferentes, sumamente apuesto y sofisticado que llama poderosamente su atención, tal y como en un cuento de princesas, ni ella ni él al parecer tienen idea de emprender ninguna relación, pero el destino es el que se encargará de unirlos una y otra vez.

Phillip parece ser el príncipe azul, el hombre adinerado que lleva una vida vacía, y la mujer de vida sencilla que ha conseguido sacarle partido a todo lo que la rodea, pero Marta deberá descubrir si se trata de eso o si en cambio se trata de simplemente un sapo más que se cruzará por su camino y al que deberá pasar por alto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...